Lunes, 8 de agosto de 2022

Irene Villa: “Nuestro principal motor son nuestras ganas de mejorar”

"Las barreras están ahí para demostrarnos que somos mucho más fuertes de lo que creemos", sostiene Irene Villa

Madrid, 21 de enero. Periodista, comunicadora, licenciada en Psicología y Humanidades, escritora, deportista de élite, madre de dos niños y motivadora como pocas. Irene Villa es la persona elegida para abrir la conferencia inaugural de Infarma Madrid 2016. Ocupa un lugar muy importante en el recuerdo y el corazón de toda una generación de españoles que ha sufrido la lacra del terrorismo. Su vitalidad y valentía son ejemplos de lucha, constancia, entrega y de capacidad para marcarse nuevas metas. Como defiende en esta entrevista, "las barreras están ahí para demostrarnos que somos mucho más fuertes de lo que creemos".   

El próximo 8 de marzo abrirá el Congreso y Salón Infarma Madrid 2016 y estamos seguros que su presencia va a despertar una gran expectación. ¿Qué quiere contar a los farmacéuticos españoles?

Un testimonio de superación y amor por la vida, en cualquier circunstancia y condición, porque el principal motor lo tenemos dentro, es nuestro espíritu, nuestras ganas de mejorar y progresar en todos los aspectos. Comienzo trasladando a la audiencia al año 1991. Video del atentado y cómo lo afrontamos. Mi madre me dio la clave: Hija tenemos dos opciones: maldecir a los terroristas, o decidir que nuestra vida empieza hoy. No me lo pensé, le dije: he nacido sin piernas. El apoyo social fue vital y el cariño de la gente mi mejor medicina. Y por supuesto saber que si no te rindes, aunque cueste esfuerzo y a veces demasiado tiempo, logras tus objetivos. Nunca es demasiado tarde.

En todas sus conferencias, libros e intervenciones públicas transmite y ‘contagia' valores positivos y solidarios a través de su propia experiencia. ¿Es su fórmula magistral para cambiar comportamientos e inercias en las que, como personas, colectivo o sociedad, estamos inmersos?

Por supuesto que la psicología positiva ha sido fundamental en mi vida. Y no hay mejor y más productiva forma de vivir, que hacerlo volcado en los demás. Quien ayuda se ayuda también a sí mismo. Valores como la perseverancia, el optimismo, el agradecimiento, la valentía, el compromiso social... han sido claves.

Y ¿por dónde se empieza? Me imagino que no hacer nada no es una opción y que necesitamos un buen diagnóstico de la situación para reaccionar.

Lo principal es asumir la realidad, aceptarte como eres y quererte. Creo que la autoestima es el principal motor de todo, porque cuando tú te quieres los demás te dan amor y esa es la clave para empezar a conseguir metas. El amor está detrás de todo lo bueno y positivo que nos pasa.

A la hora de plantearse metas personales o colectivas, ¿qué límites cree que hay que considerar?

La única barrera somos nosotros mismos, tenemos que aprender a saltar nuestras cadenas que son, fundamentalmente, nuestros pensamientos limitantes. El deporte hace que las barreras que una persona con discapacidad a veces encuentra en la sociedad, desaparezcan. Porque la práctica deportiva, además de satisfacción personal, autoestima y felicidad, proporciona integración en la vida social, calidad de vida y salud. Sus beneficios tanto físicos como psicológicos son infinitos.

Y ¿cuáles son sus metas? ¿Imaginó en algún momento la proyección social que iba a tener para la sociedad española y para tantas personas su experiencia vital?

Jamás pensé la relevancia que tendrían, por ejemplo, mis libros o columnas y mi propia vida en tantos países del mundo a los que he viajado compartiendo mi testimonio. Me alegra poder dar mensajes positivos a diferentes sociedades y ayudar al mundo a ser más feliz. Nada me enorgullece más que convencer a todo el que quiera escuchar de que lo más importante no está en el exterior, ni en lo material, ni siquiera en otras personas que en ciertos momentos fueron cruciales, sino que lo verdaderamente vital está dentro de cada uno de nosotros.

¿Cuántas veces le han dicho que eso es imposible, que no se puede hacer? ¿Cómo se enfrenta a este tipo de situaciones?

Muchísimas, pero tengo que darle gracias a todas esas personas que creyeron que no podía porque, por desafiar esos augurios negativos, he conseguido cosas que quizás con piernas nunca habría hecho. Me enfrento como lo hago a todo, con una sonrisa y diciendo: espera, que voy a ser yo la que diga si puedo o no puedo.

¿Se aprende más de las dificultades o de un tropiezo que de un éxito conseguido?

Por supuesto, las barreras en las dificultades están ahí para demostrarnos que somos mucho más fuertes de lo que creemos.

Colabora en muchas causas solidarias y tiene una atención especial con colectivos de pacientes que se enfrentan a enfermedades o circunstancias que son una dura prueba personal. ¿Qué representa para usted el Sistema Nacional de Salud y sus profesionales?

Estoy en deuda de por vida con los médicos y demás personal sanitario. También agradezco a la farmacología poner fin al calvario que supuso la oseointegración.  Me pusieron un tornillo en el fémur donde anclar la prótesis (como los implantes dentales) para tener más calidad de vida, lo que no imaginaba es que me esperaban los cuatro años más duros de mi vida a causa de una infección que parecía no tener final. Y como siempre una lección para aprender: si no puedes cambiar la situación, cambia tu. Pero por supuesto que el entorno hospitalario fue decisivo y estoy muy agradecida.

¿Considera que los profesionales de la sanidad española están suficientemente reconocidos?

Todo el cariño que podamos devolver a los profesionales sanitarios es poco. Son nuestros ángeles en la tierra y hemos de reconocer más su labor porque ponemos nuestra vida en sus manos y obran verdaderos milagros como fue mi caso. Hasta se plantearon si debían salvarme por cómo estaba mi cuerpo de destrozado (tenía cintas de los Beatles en el glúteo), y hoy me siento una mujer completa gracias a las múltiples cirugías y mis preciosas prótesis. Les debo todo a ese batallón de ángeles que me ha tratado durante más de 20 años.

¿Cómo es su relación con su farmacéutica o farmacéutico y qué le gustaría encontrar en su farmacia?

Es muy cariñosa y cercana, ya que durante los cuatro años en los que la bacteria que provocó mi infección mutaba, acudía con cara de desesperación buscando nuevos antibióticos. Después en mis embarazos y al ser una persona que necesito cuidarme incluso más, soy asidua. Me gusta encontrar el trato cercano, confidente, consejero y, por supuesto, esperanzador que te dan también los medicamentos.

Fuente: COFM

Índice

Portada Nº 119
Tiempo de lectura: 6 minutos

Compartir

Ejemplo de superación

Descripci�n de imagen

En 2004 escribió, "Saber que se puede", donde plasma su experiencia personal volcada en la superación de las dificultades. Su vida es todo un ejemplo. A su amplia formación académica, hay que sumar su amor al deporte: es medallista en esquí alpino adaptado. En 2011 publicó la reedición de su primer libro. En el 2013, publicó: "Nunca es Demasiado Tarde Princesa"; y en septiembre del 2015: "Como el Sol para las Flores". Actualmente desarrolla su carrera profesional como periodista en diferentes medios de comunicación, es columnista de prensa y colabora en varias cadenas de radio. Como especialista en psicología positiva, durante los atentados del 11M en Madrid ofreció asistencia psicológica a las víctimas. Dada su gran capacidad de comunicación, Irene Villa es solicitada como conferenciante en múltiples foros y congresos a nivel nacional e internacional. Los participantes en Infarma Madrid 2016 podrán conocer su historia de superación que ha transcendido internacionalmente y que muestra el camino ante cualquier reto individual o colectivo.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.
Powered by Weblab

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.