Lunes, 8 de agosto de 2022

Portugal. La ANF defiende una mayor libertad de acceso a los fármacos de venta libre

La medida no ha reducido precios ni mejorado el acceso de la población a los medicamentos, según un informe del Gobierno

Lisboa, 25 de febrero. La Asociación Nacional de Farmacias (ANF) de Portugal ha emitido un comunicado donde critica la falta de resultados de la Ordenanza 827/2005 aprobada por el Gobierno en septiembre de 2005, que permitió la venta de medicamentos sin receta fuera del canal de farmacia. En su opinión "no hay ninguna razón de carácter técnico o científico para justificar los obstáculos a la comercialización de los medicamentos recetados en los quioscos, gasolineras, oficinas de correos, cafeterías, restaurantes y otros puntos de venta".

Una década después de la Ordenanza los resultados están muy lejos de los resultados esperados en forma de reducción de precios y mejora del acceso de la población a los medicamentos, según pone de manifiesto el informe de la Autoridad Nacional del Medicamento (INFARMED), publicado en enero de 2015. Dicho informe analiza la venta de medicamentos fuera de las farmacias entre enero y diciembre de 2014. Entre los resultados se pone de manifiesto que el aumento de la accesibilidad "no se ha materializado", sobre todo, en los grandes centros urbanos de la costa. Además, el precio de los medicamentos es ahora un 12 por ciento más caro que el observado en 2005, lo que contrasta con la reducción de precios de más del 30 por ciento de los medicamentos sujetos a prescripción médica.

Por otra parte, el informe también revela que existe una alta concentración en este mercado, con tres entidades que absorben más del 80 por ciento de todos los medicamentos que se venden fuera de la farmacia.

En definitiva, sus autores afirman que "la singularidad del modelo portugués, sin precedentes en Europa, no mostró las ventajas deseadas". Esta singularidad no sigue la tendencia internacional, como justificó el Gobierno luso en 2005, sino todo lo contrario. El modelo predominante de acceso a los medicamentos adquiridos sin receta en Europa sigue favoreciendo su acceso a través de las farmacias en Austria, Bélgica, Eslovaquia, España, Finlandia, Francia, Grecia y Letonia.

Por otro lado, también se señala que los países que proporcionan acceso fuera de las farmacias tienen un modelo más liberalizado que el portugués al permitir el acceso generalizado en múltiples sitios y empresas, como ocurre en el Reino Unido, los Países Bajos y Dinamarca.

Por último, la ANF considera que las farmacias portuguesas siempre han mantenido que el país debe mantener un modelo de acceso a los medicamentos basado en la farmacia y el farmacéutico. De mantenerse la opción política aprobada hace diez años, recomiendan maximizar el potencial de acceso y competencia que existe en los países con este modelo. Los consumidores portugueses se beneficiarían así de un modelo liberal del corte del Reino Unido. En este país, los medicamentos recetados se definen en términos de sustancias, las dosis y envases están disponibles en una amplia gama de sitios de acceso general, permitiendo así una mayor facilidad y comodidad para el tratamiento de problemas de salud que no revisten gravedad.

Consultar informe de INFARMED

Índice

Portada Nº 109
Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Desregulación sin resultadosDescripci�n de imagen

El precio de los medicamentos es ahora un 12 por ciento más caro que el observado en 2005, lo que contrasta con la reducción de precios de más del 30 por ciento de los medicamentos sujetos a prescripción médica, se afirma en el informe elaborado por la Autoridad Nacional del Medicamento de Portugal.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.
Powered by Weblab

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.