Miércoles, 10 de agosto de 2022

Francia. Debate sobre el modelo de farmacia

El Gobierno tranquiliza sobre el monopolio de venta pero abre incógnitas sobre las normas de apertura y capital de las oficinas  

Plantean la posibilidad de que los adjuntos participen en el capital de las farmacias

París, 13 de octubre. Los farmacéuticos galos conocerán en los próximos días qué suerte les depara el Gobierno. En el marco de la reforma de las profesiones reguladas, no habrá un statu quo para la farmacia, según han advertido ya los ministros de Salud, Marisol Touraine, y de Economía, Emmanuel Macron. La futura ley sobre el crecimiento y el poder de compra deberá modificar algunos aspectos del modelo francés de farmacia, aunque todavía no se han concretado los cambios. Según las recientes declaraciones de los ministros implicados, no habrá grandes cambios.

¿Apertura del monopolio? Marisol Touraine se ha manifestado contraria en numerosas ocasiones, aun cuando piensa que es necesaria una "limpieza" de la lista de medicamentos.

¿Normas de apertura de farmacias? Enmanuel Macron ha afirmado ya que su proyecto de ley no atentará a la seguridad sanitaria ni al equilibrio del territorio. Por el contrario, el riesgo de ver aparecer las plataformas de venta en línea de medicamentos agrupando varios farmacéuticos sin relación con la oficina sigue presente.

Un lugar para los salarios

Pero si se consideran los tres pilares del modelo de farmacia francés, más allá de una revisión del estatuto de medicamento de ciertos dentífricos y fármacos, los cambios podrían producirse en la propiedad del capital. Y en este punto los dos ministros parecer estar en la misma longitud de onda. Tanto uno como otro aseguran que no está en cuestión autorizar la apertura del capital de las farmacias a socios financieros exteriores, contrariamente al proyecto de ley que había circulado. "Los fondos de pensión son una mala cosa", explica Marisol Touraine. "Hay que garantizar la independencia de las farmacias. No sería posible por ejemplo que la industria farmacéutica o los médicos, que son prescriptores, tengan capital de las farmacias". Por contrario, verían con buenos ojos que "los asalariados que trabajan en las farmacias puedan entrar en el capital de su oficina". Es un dictamen compartido aparentemente por Emmanuel Macron.

La futura reforma debe permitir el acceso de los jóvenes licenciados "a una responsabilidad total y completa", considera Macron. Otro signo del interés del Gobierno por una evolución de las normas de propiedad de las farmacias: este es uno de los dos puntos, con el establecimiento de farmacias en la zona, en la que los miembros del gabinete de la Avenue de Segur y Bercy deseaban debatir en la última reunión con los sindicatos y Colegio de Farmacéuticos.

Cambios posibles

Contrarios a toda apertura del capital a no farmacéuticos, los representantes de la profesión parecen preparados para consentir algunos cambios. Por ejemplo, la Federación de sindicatos farmacéuticos de Francia (FSPF) es favorable a la supresión de la obligación de detentar el 5 por ciento de manera directa por los farmacéuticos que ejercen. "La ley de salud pública impone una participación mínima del 5 por ciento para un adjunto en una oficina de farmacia", explica. Desde la publicación del decreto SEL/SFPL, esta medida no se justifica más y socava la fluidez de las transmisiones, ya que impide a los socios optar por el régimen de integración fiscal".

La idea es igualmente defendida por la Unión de sindicatos de farmacéuticos de oficina (USPO), que propone también comprometer un debate para poner en marcha un dispositivo de farmacias "principales" y de farmacias "sucursales" para asegurar el mantenimiento de oficinas en las zonas rurales. Pero cuidado, una farmacia "principal" no podría detentar más que una sola "sucursal". "Un adjunto tendría la responsabilidad" precisa el presidente de la USPO, Gilles Bonnefond. "Esto ofrecería mejores perspectivas de carrera a nuestros empleados". Este concepto está muy próximo al avanzado hace algunos años por el colectivo nacional de grupos de farmacéuticos de oficina (CNGPO) y que no ha faltado de poner sobre la mesa su presidente, Pascal Louis, en una reciente entrevista con el gabinete del ministro de Economía. La diferencia: el proyecto del CNGPO preveía que una sociedad de farmacia puede detentar una farmacia principal y tres oficinas sucursales. "Se trata de una apertura del capital, pero en el seno de la profesión", insiste Pascal Louis. Según el CNGPO, este sistema sería más ventajoso que un reagrupamiento pues mantendría los puntos de venta, cada sucursal poseería una licencia de explotación. Pero para eso, haría falta que un titular no sea más propietario obligatoriamente de la farmacia donde ejerce.

Las promesas para Bruselas

"La cuestión del capital debe estar y ser objeto de una reflexión en el seno de la profesión", considera por su parte Michel Caillaud, consejero del presidente de la Unión nacional de farmacias de Francia (UNPF). Pero, en su opinión, esto no debe hacerse ni con urgencia ni bajo presión. Para el consejero de UNPF está claro "en un contexto de bajadas de precios constantes, no podremos luchar económicamente sin comprometer reestructuraciones al nivel de la farmacia". Michel Caillaud considera que la profesión ha perdido el tren poniendo fin a la derogación acordada por las SELAS, sociedades en las que los asociados no titulares pueden ser mayoritarios en el capital. "Las SELAS -sociedades de ejercicio liberal por acciones simplificadas- no son necesariamente elementos para impulsarlos automáticamente, dice. Pueden ser una manera para un joven farmacéutico que desea establecerse y subir gradualmente en la capital de la farmacia. No es absurdo". En cualquier caso, en su opinión, los cambios reclamados son ante todo promesas hechas por el Gobierno a la Unión Europea. "Si Francia no fuese el peor alumno de Europa, ¿se habría suscitado la cuestión de la propiedad de la farmacia?", se pregunta Michel Caillaud, que se muestra perplejo y prudente sobre la última reunión con los gabinetes ministeriales por las dificultades que entrañará la elaboración de un desarrollo reglamentario.

En cualquier caso, aunque los ministros jueguen a tranquilizar, las organizaciones profesionales no bajan la guardia. "Estamos en el principio de la elaboración del proyecto de ley", subraya Philippe Gaertner. "No hay que pasar por alto las posibilidades de cambios en el texto durante los debates parlamentarios", advierte. "Ciertamente tenemos la sensación de ser escuchados, de que nuestros argumentos son tomados en cuenta", dice Gilles Bonnefond por su lado. Eso no le impide pedir a sus colegas mantener la presión sobre el gobierno. "Los farmacéuticos deben continuar la huelga de guardias y enviar las firmas de petición que es un gran éxito", insiste. Más de un millón de firmas se recogieron en quince días. La petición lanzada por Michel-Edouard Leclerc registra casi 47.000 en la actualidad.

Fuente: Le Quotidien du Pharmacien

Índice

Portada Nº 103
Tiempo de lectura: 6 minutos

Compartir

Cambios en la propiedadDescripci�n de imagen

Marisol Touraine: "Hay que garantizar la independencia de las farmacias. No sería posible por ejemplo que la industria farmacéutica o los médicos, que son prescriptores, tengan capital de las farmacias". Por contrario, verían con buenos ojos que "los asalariados que trabajan en las farmacias puedan entrar en el capital de su oficina".

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.
Powered by Weblab

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.