Miércoles, 10 de agosto de 2022

Francia. Nueve de cada diez farmacias rechazan la venta en Internet

No es un canal seguro y no responde a las expectativas de los consumidores, sostienen los farmacéuticos galos

París, 5 de marzo. Autorizada para los farmacéuticos desde principios de año, la venta online de medicamentos sin receta no seduce a las farmacias, sino todo lo contrario. Es lo que revela la encuesta realizada por Call Medi para "le Quotidien du pharmacien", entre el 8 y el 22 de febrero, a 1.066 farmacéuticos representativos de la farmacia francesa.

El rechazo que suscita la venta online se puede resumir en que ni es un canal demasiado seguro nis responde a las expectativas de los consumidores. Este modelo de distribución de medicamentos representa para ellos, por otro lado, una amenaza real del monopolio farmacéuticos.

Desde la publicación del decreto en el Boletín Oficial de 1 de enero de 2013, los farmacéuticos franceses están autorizados a crear su sitio en Internet de venta de medicamentos. Pueden comercializar productos sin prescripción médica, a condición de respetar ciertas reglas. Si algunas oficinas se han lanzado a la aventura, como la farmacia de la Gracia de Dios en Caen o la farmacia de Bizet en Villeneuve d'Ascq, la gran mayoría de los farmacéuticos ven más inconvenientes en esta evolución de la normativa. Así, para el 87,6 por ciento, la autorización de la venta de medicamentos OTC en Internet no representa una evolución positiva para la oficina de farmacia.

Sólo el 6,2 por ciento de los farmacéuticos están convencidos de lo contrario. Para la mayoría, esta reticencia se explica sobre todo por un temor para la seguridad de los pacientes. Así, el 84,6 por ciento de los farmacéuticos encuestados cree que la ley no ofrece suficientes garantías en términos de seguridad para los consumidores. Los riesgos de la falsificación o la piratería de sitios de farmacias se apuntan con el dedo. Los temores no son infundados, como demuestra el reciente hecho de un farmacéutico de Salles, cuyo sitio de Internet fue secuestrado para vender un medicamento que aparentaba Viagra.

Temores por el monopolio

Por el contrario, los farmacéuticos no se alarman por una posible extensión de la autorización de venta en Internet de productos de prescripción. Sólo el 27,5 por ciento piensan que esta ampliación es posible, frente al 63,1 por ciento que no la tienen en cuenta.

Temen más por el monopolio farmacéutico. Según el 86,3 por ciento de los encuestados, la autorización de venta en línea podría llegar a dañarlo. Michel-Edouard Leclerc no está por otro lado engañado: ya ha relanzado una  campaña de comunicación para reclamar la autorización de venta de medicamentos en grandes superficies. Otra de las inquietudes, los farmacéuticos no ven el beneficio de vender medicamentos en Internet. Sólo el 30,7 por ciento piensan que este tipo de venta podría traducirse en un desarrollo del mercado de libre acceso y el 83 por ciento cree que los pacientes no esperan este servicio.

Consecuencia lógica es que una minoría de farmacéuticos declaran su intención de crear su propio sitio en Internet de medicamentos. Sólo el 13,4 por ciento.  Por último, el 82 por ciento de los farmacéuticos encuestados opina que los sitios de comercio electrónico de medicamentos no pueden ser objeto de publicidad. 

Fuente: Le Quotidien du Pharmacien

Índice

Portada Nº 76
Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Mercado de autocuidadoDescripci�n de imagen

Sólo el 30,7 por ciento piensan que este tipo de venta podría traducirse en un desarrollo del mercado de libre acceso y el 83 por ciento cree que los pacientes no esperan este servicio.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.
Powered by Weblab

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.