Viernes, 19 de agosto de 2022

Hay que desarrollar mecanismos de pago por servicio con cargo al ciudadano

Manuel Lamela presenta las conclusiones del curso Cartera de Servicios

Madrid, 6 de septiembre. "La retribución de los servicios ofrecidos por la oficina de farmacia debe realizarse con criterios realistas y económicos y con cargo al beneficiario del servicio, a quien habrá que formar en la cultura del autocuidado". Es una de las conclusiones aportadas por el Curso Cartera de Servicios de las Oficinas de Farmacia, que organizaron el Instituto de Formación Cofares y la Fundación ANEFP en Santander entre el 4 y 5 de septiembre.

El director del curso, Manuel Lamela, se encargó de exponer las conclusiones subrayando que "al concepto de farmacia hay que sumarle nuevos servicios que están demandados por la sociedad". Ahora bien, "debemos evitar conflictos en el desarrollo de la cartera de servicios con otras profesiones" a través de acuerdos entre organizaciones profesionales, aseguró el exconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Además, la farmacia tiene que garantizar un modelo de farmacia asistencial "equiparable y homogéneo en todo el territorio nacional". "No puede haber 17 modelos de farmacia", advirtió Lamela, que también subrayó que "el desarrollo de la nueva cartera de servicios requiere una cobertura legal suficiente que ofrezca seguridad jurídica a los profesionales y a los pacientes".

Es también necesario desarrollar un mecanismo de retribución de la cartera de servicios, sin pensar que la Administración retribuirá una cartera de servicios, porque eso "no sucederá ni ahora ni en los próximos años", recordó. Ahora bien, "el margen farmacéutico no es tampoco suficiente para retribuir la oferta de servicios personales", sino que "es necesario desarrollar mecanismos de pago por servicio con cargo al beneficiario del servicio, el ciudadano".

El ahorro económico que se derive de la actuación farmacéutica "debe revertir para la oficina de farmacia como parte fundamental del Sistema Nacional de Salud".

Para lograr un cambio social en esta dirección y ser conscientes de su necesidad, Lamela instó a promover esa cultura "con el esfuerzo de información y de formación", para garantizar desde la escuela que las futuras generaciones tengan asumida desde el origen esta cultura necesaria del autocuidado y del coste. Porque, la titulación y la cualificación profesional del farmacéutico le permiten ya hoy desarrollar sin necesidad de normativa jurídica complementaria una cartera de servicios a ofertar al ciudadano.

Otras conclusiones del curso es que es importante asumir que la farmacia es también un establecimiento mercantil que requiere de una planificación económica y una gestión económica eficiente. Para ello es necesario un marco regulatorio estable e incorporar el concepto de autocuidado.

Por último, el autocuidado debe formar parte de la cultura de la sociedad española y las farmacias pueden y deben ser un agente activo para producir ahorros al SNS a través de la implantación de sistemas de autocuidados que estén supervisados por el farmacéutico.

Fuente: COFM

Índice

Portada Nº 69
Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Cobertura legalDescripci�n de imagen

"El desarrollo de la nueva cartera de servicios requiere una cobertura legal suficiente que ofrezca seguridad jurídica a los profesionales y a los pacientes", según las conclusiones del curso leídas por Manuel Lamela.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.
Powered by Weblab

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.