Miércoles, 10 de agosto de 2022

Francia La Inspección francesa propone una lista de servicios remunerados para la farmacia

Detección de enfermedades, vacunación, dispensación a domicilio o telemedicina, entre las prestaciones recomendadas al Gobierno

París, 5 de septiembre. Las conversaciones de la profesión farmacéutica con el ministro de Salud, Xavier Bertrand, sobre la evolución de la remuneración farmacéutica deben retomarse en los próximos días para abordar la cuestión de los nuevos servicios remunerados que podrán proponer las farmacias puestos en marcha por el seguro de salud y detallados en el reciente informe de la Inspección general de Asuntos Sociales (IGAS).

En su informe, remitido a final de junio a Xavier Bertrand, la IGAS propone una serie de medidas destinadas a mejorar la remuneración de los farmacéuticos. En este marco, los autores diseñan la lista de nuevos servicios que podrán realizar las oficinas en materia de prevención, de detección y acompañamiento de paciente, en línea con el artículo 38 de la Ley Hospital, pacientes, salud y territorios (HPST).

Detección de enfermedades

Entre los nuevos servicios que podrán ofrecer las oficinas, la IGAS recoge la detección de ciertas patologías. Antes de autorizar esta práctica, propone realizar estudios para conocer la fiabilidad de los test utilizados y apreciar si "la detección en oficina permite efectivamente abordar las enfermedades a un coste que no sea prohibitivo".  Sea lo que sea, los inspectores creen que la detección debería realizarse por un farmacéutico en un local que mantenga la confidencialidad y que se inscriba dentro del llamado informe farmacéutico a fin de evitar la multiplicación de los test para un mismo paciente. Al final, recomiendan determinar las patologías que podrían ser detectadas en farmacia y definir los protocolos de detección.  Desde ahora, someten la idea de permitir a los farmacéuticos realizar los test de detección rápido de las anginas estreptocócicas, con el objetivo de reducir las prescripciones inútiles de antibióticos.

Vacunación de adultos

Más audaz, la IGAS aboga por implicar a los farmacéuticos en la vacunación de adultos. Más allá del seguimiento de la vacunación de los pacientes, propone que los farmacéuticos puedan inyectar las dosis sobre la prescripción médica, como ya sucede en el caso de los enfermeros. Está bajo reserva, no obstante, de la realización de un estudio previo y de una formación específica. Las oficinas podrían igualmente realizar este acto de propia iniciativa en el caso de las vacunas de recuerdo para adultos, según propone el informe.

Acompañamiento de pacientes

La IGAS  recoge también que las farmacias puedan realizar las entrevistas de acompañamiento para los pacientes crónicos. "Estas entrevistas serían la ocasión de explicar sus recetas, promover la vigilancia, informar sobre las patologías tratadas, detallar el funcionamiento de los dispositivos médicos y de motivar al paciente para que adopte los comportamientos higieno-dietéticos adaptados", precisan los autores del informe. Pero esto último lo condicionan todavía a una prescripción médica previa. "En efecto, si se realizan a iniciativa de un farmacéutico, se teme un conflicto con la corporación médica (realización de entrevistas no deseadas por el médico, divergencia de mensajes transmitidos, etcétera), explican.

Balance de la medicación

Siempre sobre la prescripción del médico, se pide la puesta en marcha por parte de los farmacéuticos del balance de medicación. ¿La razón? "Las recetas no son óptimas en Francia", aseguran los inspectores. Son demasiado largas, lo que es fuente de problemas de iatrogenia. "la farmacia, porque aporta otra visión sobre la receta y porque dispone de una competencia específica en materia de medicamentos, podrían contribuir a optimizar la prescripción", añaden. En la práctica, estos balances consistirían en una entrevista con un paciente en la que el farmacéutico analizaría los medicamentos que le han prescritos. Apoyándose en los datos recabados en la entrevista, el farmacéutico procedería a un análisis de las recetas al final del cual le enviaría al médico una opinión por la cual puede aconsejarle adaptar la prescripción. "El médico seguiría siendo el decisor para todo lo relativo a la estrategia terapéutica", insisten los inspectores.

La PDA y la dispensación a domicilio

Otros servicios que los farmacéuticos podrían proponer, según el IGAS: la preparación de dosis a administrar (PDA) para todos los pacientes (y no solamente para las residencias), y la dispensación de medicamentos a domicilio. "La dispensación a domicilio no es una nueva función de los farmacéuticos, la ley de salud pública ya la autorizó hace mucho", precisa el informe. Después de la encuesta, la dispensación a domicilio es ya una práctica para el 57,6 por ciento de las farmacias. "Pero este servicio debería estar previsto que se desarrolle todavía más con el aumento del mantenimiento a domicilio a causa del envejecimiento de la población. Para la IGAS, parece "pertinente abrir a los médicos la posibilidad de prescribir esta prestación, una posibilidad a la que algunos podrían acogerse si muestran interés en favorecer el mantenimiento a domicilio, limitar el riesgo iatrogénico y mejorar el seguimiento de los tratamientos ".

El farmacéutico interlocutor

La IGAS considera, por un lado, "pesado" el procedimiento necesario para ponerlo en marcha, duda, por otro lado, de su desarrollo teniendo en cuenta la hostilidad de los médicos. Los inspectores proponen por ello una alternativa, la renovación de ciertos tratamientos después del balance farmacéutico y su prescripción médica.

En definitiva, el informe menciona el papel que podrían jugar los farmacéuticos en la educación terapéutica del paciente, los cuidados de primeros auxilios y, por qué no, en telemedicina. "En las zonas rurales con una densidad médica baja o donde el paciente debe recorrer grandes distancias, de hasta 20 kilómetros, para consultar a un médico, la puesta en marcha de un sistema de teleconsulta en la oficina podría facilitar el acceso a los cuidados limitando los desplazamientos de los médicos y los pacientes", consideran los inspectores.  

Fuente: Le Quotidien du Pharmacien.

Índice

Portada Nº 54
Tiempo de lectura: 6 minutos

Compartir

Nuevos serviciosDescripci�n de imagen

La Inspección General de Asuntos Sociales de Francia propone al Ministerio de Salud que dirige Xabier Bertrand que los farmacéuticos puedan inyectar las dosis sobre la prescripción médica, como ya sucede en el caso de los enfermeros.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.
Powered by Weblab

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.