Viernes, 2 de diciembre de 2022

“Si no se tiene un motivo para dejar de fumar, es absurdo intentarlo”

"Los médicos no me ponen ninguna pega al hacer el seguimiento"

Madrid, 5 de abril. Licenciada en Farmacia con solo 21 años y doctora en Farmacia pocos años después, Ana María Molinero Crespo abrió su oficina de farmacia en el año 2000 en Fuenlabrada. Desde entonces ofrece una amplia cartera de servicios que incluye el seguimiento farmacoterapéutico personalizado de hipertensos, diabéticos, asmáticos, ancianos, menopausia, control de peso y deshabituación tabáquica, entre otros. Máster en Deshabituación Tabáquica por la Universidad de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo (SEDET), tiene claras las ventajas que ofrece la farmacia a los fumadores que quieran superar su adicción al tabaco, siempre, eso sí, que tengan "un motivo para dejar de fumar", porque si no "es absurdo intentarlo", admite en esta entrevista.

¿Qué puede aportar la farmacia al ciudadano que quiere dejar de fumar?

La farmacia que esté preparada para hacer deshabituación puede ayudar mucho a los pacientes.  Primero puede asesorar en los tratamientos y luego si inician un programa de deshabituación puede mejorar los resultados obtenidos. La ventaja que tiene el paciente al acudir a la farmacia es que está normalmente más próxima a su domicilio y además tiene un horario más amplio, lo que le puede facilitar seguir el tratamiento.

¿Cómo mide el grado de dependencia?

La dependencia la mido con el test de Fagerström, que indica el grado de dependencia entre muy alto, alto, medio y bajo. Este test nos da también un dato muy valioso, y es el tiempo que tarda la persona en encender el primer cigarrillo, ya que probablemente si se tarda mucho en encender el primer cigarrillo por la mañana, o bien no sea necesario encenderlo o sea más fácil dejarlo. También utilizo el test de Russel que, además de medir la dependencia, nos da también idea de por qué fuma la persona, si para relajarse, estimularse, mejorar su imagen social, tener algo entre las manos, alegría, tristeza, etcétera.

Para ver el grado de motivación utilizo además el test de Richmond. Si no se tiene un motivo para dejar de fumar es absurdo intentar la deshabituación, vamos a obtener un fracaso. Por otro lado, hay que hacer un registro de cigarrillos semanal, que indique los días que son de diario y los que son festivos. Por último, hago una cooximetría, que no repito en todas las visitas, para comprobar que no están fumando y para que ellos se estimulen.

¿Qué datos recaban y cómo individualizan los tratamientos?

En principio, abro a todos los pacientes interesados una ficha de identificación y preparo un calendario de citas: al principio semanales, luego cada 2 y tres semanas, una a los seis meses y otra al año. También es importante recabar datos sobre enfermedades, medicación, alergias, consumo de alcohol y de otras sustancias, así como elaborar una historia tabáquica del paciente antes de abordar los test de dependencia y de motivación que hemos comentado antes. Los tratamientos van en función del test de refuerzo, de la idiosincrasia de la persona, de su historia, de lo que el paciente prefiera dentro de lo que yo considere oportuno.

¿Qué terapias son más efectivas según su experiencia?

Todas las terapias son efectivas, va a depender del paciente, aunque parece ser que vareniclina obtiene mejores resultados, ya que por un lado inhibe las ganas de fumar y por otro la "sensación de placer" que se obtiene. Sin embargo, en mi experiencia, la TSN (terapia sustitutiva de la nicotina) da muy buenos resultados. Yo la utilizo mucho, ya que me facilita mucho instaurar el tratamiento. Al ser fármacos sin receta no tengo que mandar carta al médico para que me haga la prescripción de bupropion o vareniclina. Cuando utilizo bupropion o vareniclina le mando carta al médico del paciente para que me haga la receta, indicándole el grado de dependencia y el por qué necesita ese medicamento. También le digo que va a hacer el seguimiento conmigo. Normalmente no me ponen ninguna pega.

¿Qué opina de los cigarrillos electrónicos?

Creo que tenemos que ser muy cautos con su uso.  No hay nada demostrado para que sean efectivos. Tampoco sabemos si las sustancias que utilizan pueden ser perjudiciales o no, parece ser incluso que algunas pudieran ser cancerígenas. Además, los que no llevan nicotina no pueden inhibir o disminuir el síndrome de abstinencia. Yo sigo las recomendaciones del CNPT (Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo) y no los recomiendo en absoluto. Trato de derivar a los pacientes a otras terapias. Sin embargo la publicidad está haciendo estragos en la demanda de estos productos.

¿Cuáles son los factores que más contribuyen a la hora de lograr el objetivo?

La motivación personal, la ayuda de un profesional y la terapia, así como el seguimiento aumentan las probabilidades de éxito.

Por último, ofrezca un consejo al fumador que quiera dejarlo

El consejo tiene que ser personalizado, en función de la fase en la que esté el fumador. De todas formas yo siempre les doy impresas las ventajas que tiene dejar de fumar. En general podríamos decir: Enhorabuena, en un futuro muy cercano te vas a felicitar por la decisión que acabas de tomar.

Ver materiales utilizados por Ana María Molinero en el programa de deshabituación tabáquica

Índice

Portada Nº 49
Tiempo de lectura: 5 minutos

Compartir

Cigarrillos electrónicosDescripci�n de imagen

Yo sigo las recomendaciones del CNPT (Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo) y no los recomiendo en absoluto. Trato de derivar a los pacientes a otras terapias. Sin embargo la publicidad está haciendo estragos en la demanda de estos productos.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.