Lunes, 24 de junio de 2024

“Los pacientes se sienten tranquilos al saber que médicos y farmacéuticos estamos en comunicación”  

Clara del Castillo, farmacéutica titular en el barrio madrileño de Comillas, considera que la herramienta de bloqueo cautelar del sistema de receta electrónica genera "seguridad y tranquilidad" para los pacientes, además de “confianza y respeto profesional”  

Madrid, 29 de mayo de 2024. El último bloqueo cautelar de una receta médica realizado por la farmacéutica Clara del Castillo ha sido la prescripción de una pomada tópica para una patología oftálmica. Es una de las casi 5.800 actuaciones llevadas a cabo por los farmacéuticos madrileños desde mayo del año pasado, más de 500 al mes, dentro de la campaña Seguridad de la medicación del paciente en la Comunidad de Madrid. Detrás del registro de estas cifras, hay “seguridad” y “tranquilidad” para los pacientes, “credibilidad” e “implicación en el sistema” y, sobre todo, “confianza y respeto profesional por nuestro trabajo tanto en los pacientes como en los médicos”, señala esta farmacéutica titular en el barrio madrileño de Comillas. En esta entrevista comparte su experiencia en el uso de esta herramienta abierta en el sistema de receta electrónica y anima a los farmacéuticos a sumarse, porque “nos permite cuantificar y poder revisar cada una de estas actuaciones”.

¿Lleva registro de los bloqueos de recetas que ha hecho durante el último año? 

Sí, antes de cada bloqueo sacamos un tique con el listado de medicación que tiene prescrita el paciente, señalamos el medicamento que bloqueamos y apuntamos el motivo del bloqueo y el nombre del paciente. Lo hacemos, porque a veces nos ha llamado el médico para pedirnos más información y tenemos que poder recordarlo.

¿Cuántos realiza de media al mes?

Unos diez o quince.

Y ¿a qué responden, normalmente?

La mayoría son prescripciones por exceso causadas por errores en posología y duración del tratamiento; también hay retiradas de tratamientos que siguen apareciendo en las prescripciones activas del paciente y duplicidades terapéuticas, derivadas de que diferentes médicos han prescrito el mismo medicamento. En menor medida, también avisamos a los médicos, de desabastecimientos, de errores en las formas farmacéuticas, de cambios de formato o de código nacional.

¿Cuál es el último bloqueo que ha hecho?

Hoy [24 de mayo], un bloqueo por prescribir pomada tópica para una patología oftálmica.

¿Están evitando riesgos graves para el paciente?

Sí, estamos evitando sobredosificaciones, reacciones alérgicas, mal uso de los medicamentos, etcétera. 

¿Cuál suele ser la respuesta del médico?

Los médicos suelen borrar la prescripción, algunos la modifican y, en casos muy concretos, nos llaman para solicitar más información, pero siempre nos han contestado positivamente.

¿Y la reacción de los pacientes? 

Muy buena. Agradecidos por no tener que volver al médico y, sobre todo, muy tranquilos por tener la seguridad de que los dos profesionales estamos en comunicación con respecto a sus problemas de medicación.

¿Cuál es su principal preocupación en caso de bloqueo?

Ninguna, nadie nos ha puesto ningún problema.

¿Cómo animaría a los compañeros que todavía no han utilizado esta posibilidad?

Me parece una herramienta magnífica en el desarrollo de nuestro trabajo, aumenta nuestra credibilidad, nuestra implicación en el sistema, dejamos de estar aislados con respecto a los centros de salud y nos aseguramos de la seguridad de nuestros pacientes. Es dejar un registro del trabajo que siempre hemos hecho y de generar confianza y respeto profesional por nuestro trabajo tanto en los pacientes como en los médicos.

¿Por qué considera importante llevar un registro de esta implicación profesional?

Se trata de actuaciones profesionales unidas a la dispensación que siempre hemos hecho, pero que pasaban desapercibidas para la mayoría de los pacientes y para casi todos los médicos. Creo que el registro nos permite cuantificar y poder revisar cada una de estas actuaciones.

Juan Marqués
 

Índice

Portada Nº 206
Tiempo de lectura: 4 minutos

Compartir

La mayoría son "prescripciones por exceso"

"La mayoría de los bloqueos son prescripciones por exceso causadas por errores en posología y duración del tratamiento; también hay retiradas de tratamientos que siguen apareciendo en las prescripciones activas del paciente y duplicidades terapéuticas, derivadas de que diferentes médicos han prescrito el mismo medicamento. En menor medida, también avisamos a los médicos de desabastecimientos, de errores en las formas farmacéuticas, de cambios de formato o de código nacional", explica Clara del Castillo.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2024.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso del sitio web y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias sobre la base de un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Política de cookies.