Lunes, 8 de agosto de 2022

El Plan de Formación Continuada incrementa este año los cursos y las plazas

El director general de la Agencia Laín Entralgo que la crisis no ha hecho mella en los fondos para la formación

Más de 400.000 profesionales han participado en los Planes de Formación Continuada de la Agencia Laín Entralgo de la Comunidad de Madrid entre 2005 y 2009. Es "la prueba del alto compromiso e interés de los profesionales por la formación continuada", según el nuevo director de la Agencia responsable de planificar la formación de los profesionales sanitarios. Amador Elena Córdoba asegura a Agora Sanitaria que la crisis no ha hecho mella en los fondos para la formación al incluir un mayor número de actividades formativas sin costes directos y potenciar el e-learning e identifica el desarrollo profesional y la excelencia como principales retos formativos para el sector.

Pregunta. ¿Cómo calificaría el grado de compromiso de los profesionales sanitarios en Madrid con su formación continuada? ¿Están al día nuestros profesionales?

Respuesta. La prueba del alto compromiso e interés de los profesionales por la formación continuada (F.C.) es la asistencia de más de 400.000 profesionales a las actividades de los Planes de Formación Continuada de la Agencia Lain Entralgo en el periodo 2005- 2009.

La capacidad técnica y el conocimiento de los profesionales de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid es indiscutible y hacen posible los excelentes estándares de calidad que tenemos y que queremos mantener e incrementar en el futuro. Los profesionales son el principal elemento generador de confianza de los ciudadanos en el Sistema Sanitario y son el elemento más valioso del Sistema Sanitario de la Comunidad de Madrid.

La importancia de la Formación Continuada en el ámbito de las profesiones sanitarias viene determinada, entre otras muchas cuestiones, por los profundos cambios tecnológicos, científicos y técnicos a los que asistimos y también a otros de  corte social, demográfico y económico que se están produciendo. Todos estos cambios afectan, cada vez en mayor medida, al sector sanitario y nos implican a todos: usuarios, profesionales, organizaciones e instituciones sanitarias y al propio sistema.

Por ello, consideramos la Formación Continuada como un proceso estratégico, paralelo e interactivo al desempeño de las tareas profesionales en el puesto de trabajo que permiten estar al día a nuestros profesionales.

¿Debería ser esta formación obligatoria o mantener su status voluntario?

Clásicamente, desde el punto de vista normativo, los derechos y obligaciones de los profesionales sanitarios respecto a las actividades de formación continuada han venido siendo fuente de controversia y confusión, por la escasez de normativa explícita y por la ausencia de jurisprudencia al respecto. 

Sin embargo, en el momento actual, la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, que regula en su capitulo IV la formación continuada y el desarrollo profesional y su reconocimiento, y la Ley del Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud, que contempla el reconocimiento de la formación a través de la Carrera Profesional, suponen un gran avance.

En todo caso parece prudente, por el momento, mantener la voluntariedad en las actividades de formación continuada, sin olvidar que debemos avanzar en un itinerario formativo individualizado en base a herramientas tales como la 'Gestión por Competencias', que permitan reforzar aquellos aspectos que cada profesional precise.

¿Qué conexión debe tener la formación continuada con otras formaciones regladas como el grado y postgrado?

La formación continuada del facultativo se enfrenta a una serie de desafíos en las distintas etapas  relacionadas con los distintos momentos evaluativos que se producen a lo largo de la carrera: formación de grado, postgrado y formación continuada-desarrollo profesional continuo, que nos lleva a considerar la formación del facultativo como un continuum.

El concepto del continuum de la formación facultativa ha estado clásicamente ligado con la necesidad del aprendizaje ininterrumpido a lo largo la vida profesional. En la actualidad, se relaciona además con la necesidad de diseñar estrategias para enlazar eficazmente la formación con la práctica clínica. Este nuevo enfoque nos hace considerar la formación del facultativo como un proceso permanente y continuo, para impulsar y fomentar la eficacia, efectividad y eficiencia de nuestras organizaciones. Supone aplicar un método para desplegar y evaluar de forma integral la formación en sus tres fases (grado, postgrado y formación continuada-desarrollo profesional continuo), tomadas como un proceso único, sin fisuras, que conduzca directamente al profesional competente, que tenga un impacto positivo en las necesidades de salud de la población.

En su opinión, ¿habría que apoyar el desarrollo profesional continuo con nuevos diplomas de acreditación?

Aunque la Ley General de Sanidad encomienda de forma expresa a los Servicios Sanitarios el desarrollo de las actuaciones necesarias para la formación continuada de su personal,  su desarrollo no se ha comenzado a producir hasta recientemente, asistiéndose en la actualidad a un cambio importante en la regulación de la FC.  La publicación de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) regula en su capitulo IV la formación continuada, sus principios generales, Comisión de FC, Acreditación de la FC y el Desarrollo Profesional y su reconocimiento, definiéndolo como "el reconocimiento público, expreso y de forma individualizada, del desarrollo alcanzado por un profesional sanitario en cuanto a conocimientos, experiencia en las tareas asistenciales, docentes y de investigación, así como en cuanto al cumplimiento de los objetivos asistenciales e investigadores de la organización en la que presta sus servicios", contemplando explícitamente la posibilidad de que a través de las actividades de FC se pueda acceder a una nueva titulación no contemplada anteriormente: los diplomas de acreditación y de acreditación avanzada. Este capítulo no se ha desarrollado por ahora pero todo hace prever que en un futuro no muy lejano lo será y clarificará los papeles respectivos de las distintas organizaciones implicadas en la FC y el modelo de evaluación de la re-certificación. 

¿Se ha notado la crisis en el número o en la calidad de la oferta formativa de cursos de 2010? ¿Qué balance hace del sistema de auditoría y evaluación de actividades acreditadas?

Afortunadamente la financiación del Plan de FC de la Agencia Laín Entralgo para 2010 no ha producido ninguna merma en la calidad de la formación, sino que incluso podríamos decir que ha aumentado. El Plan de Formación Continuada 2010 destinará este año 4.440.174 euros a la formación de los profesionales de la Consejería de Sanidad, y esto supone, incrementar el número de cursos y de plazas para participar en los mismos, al disminuir la duración de los mismos, incluir un mayor numero de actividades formativas sin costes directos y potenciar el e-learning como por ejemplo a través del Aula Virtual de Farmacoterapia. El Plan de FC 2010 tiene programadas 3.828 actividades formativas,  lo que supone aumentar su capacidad en un 3,6% respecto a 2009, con un total de 65.353 horas lectivas, lo que supone una ligera disminución del 4,4% y cuenta con una oferta de 102.159 plazas formativas, lo que supone un 3,4% más que en 2009.

En resumen, el Plan de FC del 2010 supone, a pesar de la crisis económica, consolidar en nuestra Comunidad una amplia oferta formativa de carácter sanitario, incrementando tanto la oferta formativa presencial como la oferta de formación on-line, al tiempo que se asegura la calidad de la oferta formativa a través de la acreditación de la misma por parte de la Comisión de Formación Continuada del Sistema Nacional de Salud de la Comunidad de Madrid

¿Qué papel cree que debe jugar el sector privado en la formación profesional?

La FC en los distintos países del mundo occidental se lleva a cabo en muy diversos emplazamientos, ya sea en el lugar de trabajo o fuera del mismo. Todos los expertos coinciden en la preferencia por la realización de actividades formativas en el lugar de trabajo, las cuales se han demostrado que contribuyen poderosamente a conectar la formación con la practica clínica. No obstante, algunos tipos de actividades formativas deben realizarse forzosamente en otros sitios (estancias de perfeccionamiento en centros especializados, actividades organizadas por una institución externa, congresos, reuniones de sociedades científicas, etc.). Por otro lado cada vez se va afianzando más la formación a distancia y se concede más importancia a la autoformación.

Por lo que se refiere a los proveedores de actividades formativas, a diferencia de la formación de pregrado, es un sistema abierto. Participan sociedades científicas, colegios profesionales, la administración sanitaria, universidad, sindicatos, la industria farmacéutica, y diversas entidades privadas. En general existe un amplio consenso en todos los países de que la diversificación de la oferta formativa por distintos proveedores es deseable, siempre y cuando responda a necesidades objetivas y sea suficientemente calificada. Con dicha diversificación se posibilita la elección más adecuada por parte de cada profesional.

¿Qué retos o lagunas asistenciales cree que hay que cubrir o potenciar en el futuro?

La Formación Continuada de los profesionales sanitarios tiene por delante el gran reto de constituirse en una herramienta útil en el desarrollo profesional, por una parte,  y en la excelencia de la calidad de los servicios prestados, por otra. Ambos objetivos deben ser considerados como complementarios.

Esto justifica los esfuerzos que deben realizarse con el fin de conseguir unos Planes Anuales de Formación Continuada que recoja las necesidades y demandas sentidas por los profesionales, a la vez que garantice que toda una serie de acciones concretas estén alineadas con los objetivos de la organización. Y todo ello procurando, al mismo tiempo, facilitar y desarrollar elementos estructurales de la formación continuada en los distintos centros y unidades.     

En la elaboración de los Planes Anuales de Formación Continuada han sido tenidos en consideración los anteriores aspectos. Su elaboración es un proceso complejo. La metodología de trabajo que ha empleado la Agencia Laín Entralgo consiste en identificar las líneas estratégicas de las Direcciones Generales de la Consejería de Sanidad: y hacer partícipes, en la detección necesidades y demandas formativas sentidas por los profesionales, a las Gerencias de Atención Primaria, Especializada y SUMMA 112, a través del Comité de FC y Subcomités  de FC de Atención Primaria y Especializada. Finalmente las Organizaciones Sindicales también son oídas y sus propuestas incorporadas a los Planes Anuales de FC.

La Agencia Laín Entralgo, en coordinación con las Direcciones Generales viene trabajando en los últimos 5 años en diseñar e impartir las actividades formativas referentes a las siguientes áreas de conocimiento trasversal y consideradas estratégicas: Atención al paciente; Bioética y Derecho Sanitario; Calidad, acreditación, evaluación e inspección; Formación en aspectos clínico asistenciales; Formación de colectivos específicos; Cuidados paliativos; Drogodependencias; Envejecimiento; Farmacia y Productos Sanitarios; Gestión Sanitaria; Investigación; Inspección; Salud Pública y Alimentación; y Salud Mental.

¿Considera que hay que prestar más atención a los cursos pluridisciplinares, integrando diferentes competencias profesionales sanitarias dentro de un trabajo en equipo con el objetivo de atender al ciudadano?

Al igual que en las etapas de grado y postgrado, las necesidades exigen definir el objetivo de la formación continuada, un profesional competente, que pueda responder a las necesidades y expectativas de salud de la población. En consecuencia se esta produciendo un cambio de objetivos de la FC, pasando de un objetivo clásico, el conocimiento clínico, a un objetivo mucho mas ambicioso: formar profesionales en el amplio conjunto de la competencia profesional, entendida esta como 'El grado de utilización de los conocimientos, las habilidades y el buen juicio asociados a la profesión en todas las situaciones que se puedan confrontar en el ejercicio de la práctica profesional'. De manera que hemos pasado de programas formativos centrados en la bases científicas y el desempeño clínico a programas formativos en que además de los anterior  se abordan otras áreas competenciales como: la formación en Salud Pública, la formación en valores, actitudes, ética y profesionalismo, la formación en comunicación y manejo de la información, la gestión sanitaria y el marco jurídico de la práctica médica, el trabajo en equipo, la investigación, la docencia y la capacidad de aprendizaje autodirigido.

Por último, ¿cuáles son las prioridades actuales de la Comisión de Formación Continuada?

La planificación de acciones formativas, en una realidad tan cambiante como el sistema sanitario, requiere un continuo proceso de investigación, para detectar las necesidades del sistema, analizar las demandas de los profesionales, mejorar su calidad, mejorar las competencias profesionales.

En la búsqueda de una formación continuada en el sector sanitario más eficiente, responsable y ajustada a las necesidades sociales, la Agencia Laín Entralgo esta trabajando en las siguientes líneas estratégicas: estrechar la colaboración y coordinación de la Agencia Laín Entralgo y la Dirección General de Recursos Humanos, de manera que los planes de formación continuada estén claramente articulados en el contexto de la política de recursos humanos y del desarrollo de la carrera profesional; mejorar la información sobre la oferta formativa; orientar la enseñanza/aprendizaje hacia los resultados que se desean obtener, tanto de conocimientos, habilidades como de actitudes, así como al impacto de la formación sobre la prestación de servicios sanitarios; promover la importancia del autoaprendizaje y la utilización de métodos activos de aprendizaje en el puesto de trabajo: aflorar las actividades de formación continuada que se desarrollan en los centros como sesiones clínicas, rotaciones, etcétera, que por su carácter  activo, practico y participativo constituyen el núcleo central de la formación continuada; Incorporación  de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, así como nuevos instrumentos para la enseñanza/aprendizaje. Formación on-line, comunidades de prácticas, formación mediante tecnología multimedia; Desarrollo de sinergias, mediante el establecimiento de convenios de colaboración, con  los distintos proveedores de formación continuada: Universidades, Colegios Profesionales, Sociedades Científicas, Fundaciones, Industria farmacéutica, Organizaciones Sindicales.

Fuente: Ágora Sanitaria, COFM

Índice

Portada Nº 43
Tiempo de lectura: 12 minutos

Compartir

Nueva etapa

Descripci�n de imagen

Amador Elena Córdoba, madrileño de 56 años, es licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid. Posee una amplia trayectoria profesional dedicada a la gestión institucional. Hasta ahora ocupaba la dirección gerencia del Hospital Universitario Ramón y Cajal y anteriormente ocupó la dirección gerencia del Hospital de Móstoles.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.
Powered by Weblab

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.