Domingo, 23 de junio de 2024

Antidepresivos para el dolor crónico: sin pruebas de eficacia  

Solo la duloxetina parece tener un beneficio indiscutible, a pesar de que no hay datos sobre sus efectos secundarios a largo plazo, según los autores de un estudio Cochrane  

Londres, 10 de mayo de 2023. La mayoría de los antidepresivos utilizados para el dolor crónico se prescriben con evidencia “insuficiente” de su eficacia, según advierte una revisión de Cochrane, la red internacional de investigadores independientes que recopila y resume la mejor evidencia de la investigación, publicada el 10 de mayo.

Una importante investigación sobre los medicamentos utilizados para controlar el dolor a largo plazo encontró que los daños de muchos de los medicamentos comúnmente recomendados no se han estudiado bien.

La revisión Cochrane, dirigida por científicos de varias universidades del Reino Unido, incluidas Southampton y Newcastle, examinó 176 ensayos con casi 30.000 pacientes involucrados en evaluaciones que recetaron antidepresivos para el dolor crónico.

La autora principal, la profesora Tamar Pincus de la Universidad de Southampton, explica que se trata de “un problema de salud pública mundial. El dolor crónico es un problema para millones de personas a las que se les prescriben antidepresivos sin pruebas científicas suficientes de que ayudan, ni una comprensión del impacto a largo plazo en la salud”.

“Nuestra revisión no encontró evidencia confiable de la eficacia a largo plazo de ningún antidepresivo, ni evidencia confiable de su seguridad para el dolor crónico en ningún momento. Aunque descubrimos que la duloxetina proporcionó un alivio del dolor a corto plazo para los pacientes que estudiamos, seguimos preocupados por su posible daño a largo plazo debido a las lagunas en la evidencia actual".

La amitriptilina es uno de los antidepresivos más recetados para el tratamiento del dolor en todo el mundo. En los últimos 12 meses, se prescribieron alrededor de diez millones de recetas a pacientes en Inglaterra con la dosis recomendada de 10 mg para el dolor. En comparación, se dieron cinco millones de recetas en las dosis más altas recomendadas para la depresión.

Para la duloxetina, se dispensaron 3,5 millones de recetas en Inglaterra, pero las dosis recomendadas actualmente no difieren entre dolencias.

El estudio Cochrane de dos años es la evaluación más grande jamás realizada de antidepresivos recomendados por organismos líderes, incluido el Instituto Nacional para la Excelencia en Salud y Atención (NICE) del Reino Unido y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en Estados Unidos.

El estadístico Gavin Stewart, coautor de la revisión de la Universidad de Newcastle, señala: “Hacemos un llamamiento a los organismos rectores de salud NICE y la FDA para que actualicen sus pautas para reflejar la nueva evidencia científica, y a los financiadores para que dejen de apoyar ensayos pequeños y defectuosos. La síntesis de la evidencia suele ser compleja y matizada, pero la evidencia que respalda el uso de estos tratamientos no es equivalente, por lo que las modalidades de tratamiento actuales son difíciles de justificar”.

La revisión reveló que la duloxetina fue consistentemente el medicamento mejor calificado y fue igualmente efectivo para la fibromialgia, el dolor musculoesquelético y el dolor neuropático.

Otros resultados muestran que las dosis estándar de duloxetina son tan exitosas para reducir el dolor como las cantidades más altas y que milnacipran también fue efectivo para reducir el dolor, pero los científicos no tienen tanta confianza como la duloxetina debido a que hay menos estudios y con menos personas.

La profesora Tamar Pincus agregó: "Simplemente no podemos hablar de otros antidepresivos porque no hay suficientes estudios disponibles, pero eso no significa que las personas deban dejar de tomar los medicamentos recetados sin consultar a su médico de cabecera".

Los científicos financiados para la revisión, por el programa de Evaluación de Tecnologías de la Salud del NIHR, provenían de las universidades de Southampton, Newcastle, Bristol, UCL, Bath y Keele, junto con el Hospital de la Universidad de Oxford.

El equipo evaluó los ensayos mediante un método estadístico que permite a los investigadores combinar datos de estudios relevantes para estimar los efectos de diferentes fármacos, que no se han comparado directamente en ensayos individuales.

La investigadora de la Universidad de Southampton, la doctora Hollie Birkinshaw, dijo: “Aunque investigaciones anteriores muestran que algunos antidepresivos podrían aliviar el dolor, nunca se ha realizado un estudio exhaustivo que examine todos los medicamentos en todas las afecciones crónicas, hasta ahora.

“La única evidencia confiable es para la duloxetina. Adoptar un enfoque centrado en la persona es fundamental para el tratamiento y, cuando los pacientes y los médicos deciden juntos probar los antidepresivos, deben comenzar con el fármaco para el que existe buena evidencia”.

Fuente: Cochrane
 

Índice

Portada Nº 195
Tiempo de lectura: 4 minutos

Compartir

Un problema de salud pública mundial

La revisión Cochrane, dirigida por científicos de varias universidades del Reino Unido, incluidas Southampton y Newcastle, examinó 176 ensayos con casi 30.000 pacientes involucrados en evaluaciones que recetaron antidepresivos para el dolor crónico. La autora principal, la profesora Tamar Pincus de la Universidad de Southampton, explica que se trata de “un problema de salud pública mundial. El dolor crónico es un problema para millones de personas a las que se les prescriben antidepresivos sin pruebas científicas suficientes de que ayudan, ni una comprensión del impacto a largo plazo en la salud”.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2024.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso del sitio web y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias sobre la base de un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Política de cookies.