Viernes, 2 de diciembre de 2022

María Sanjurjo: “Necesitamos canales de comunicación con los pacientes y entre los profesionales de los diferentes niveles asistenciales”  

La jefa de Servicio de Farmacia del Gregorio Marañón, Medalla de Plata del Colegio, considera la comunicación “clave para garantizar que se están cumpliendo los objetivos farmacoterapéuticos, más allá de la dispensación de la medicación”  

Madrid, 24 de noviembre. Licenciada en Farmacia por la Universidad de Santiago de Compostela en 1979 y especialista en Farmacia Hospitalaria, María Sanjurjo Sáez es desde 1997 jefa de Servicio de Farmacia del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, uno de los grandes trasatlánticos del Sistema Nacional de Salud. Gracias a su impulso, ha conseguido situar el servicio de este centro como uno de los referentes de España. Su experiencia profesional, científica y docente le acreditan como una de las grandes figuras de la Farmacia Hospitalaria. Desde el pasado 14 de noviembre, es también Medalla de Plata del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid. En esta entrevista, reclama una información clínica compartida y sistemas informáticos integrados entre los diferentes niveles asistenciales.

¿Qué supone recibir esta distinción de sus propios compañeros en el Día del Colegiado y que el Colegio reconozca en su persona esta especialidad profesional?
En primer lugar, una gran satisfacción personal y un orgullo, y al mismo tiempo, un sentimiento de gratitud hacia todos los que han estado a mi lado a lo largo de estos años, que han sido fundamentales en mi desarrollo profesional. Me complace enormemente que esta medalla haya recaído en el ámbito de la Farmacia Hospitalaria. Soy muy afortunada por este reconocimiento de mis compañeros de profesión y por haberme podido dedicar todos estos años a la farmacia hospitalaria, a la que tanto quiero y que tanto me ha dado.

Año tras año, el Servicio de Farmacia del Gregorio Marañón es elegido como el mejor de España, según el Monitor de Reputación Sanitaria de Merco. ¿Por qué cree que suscita este reconocimiento tan unánime entre los profesionales de su especialidad y del resto de expertos?
Si tuviera que señalar los aspectos que han resultado clave en el desarrollo de nuestro Servicio me quedaría, en primer lugar, con la especialización del personal farmacéutico por área clínica y su integración en los equipos asistenciales. También destacaría la incorporación de herramientas para la gestión de personas (liderazgo transversal y participativo, gestión del desempeño y encuestas de clima laboral) y la innovación, tanto tecnológica como en servicios, dirigida a mejorar la seguridad y la eficiencia de la farmacoterapia, así como la atención a nuestros pacientes. Otro factor importante es nuestra apuesta firme por la calidad y la mejora continua, que se materializó en 2017 con la obtención del Sello 500+ del modelo de excelencia europeo (EFQM) y la recientemente conseguida acreditación por la Joint Commission International. Pero, sin duda, lo más importante de todo es la calidad del equipo humano que conforma el Servicio, su compromiso, su ilusión y su orgullo de pertenencia.

De las cinco vertientes de la Farmacia Hospitalaria -gestora, logística, clínica, elaboración magistral y actividad docente e investigadora-, ¿cuál diría que le proporciona una mayor satisfacción en su día a día?
¡Muy difícil escoger! A lo largo de mis más de 40 años de vida profesional, he participado en todas y cada una de ellas, lo que me ha servido para tener hoy una visión global y de conjunto, esencial para la gestión del Servicio. Los farmacéuticos de hospital cada día prestamos mayor atención a la Clínica, somos cada vez más asistenciales. Tenemos una formación académica, unos conocimientos y una experiencia que, en buena medida, son complementarias a la de nuestros otros colegas profesionales, y por ello, la incorporación de los farmacéuticos en los equipos asistenciales permite mejorar su eficacia. Además, nuestra integración en los equipos clínicos, trabajando donde se presta la atención a los pacientes, nos permite entender mejor sus necesidades y saber cómo podemos ayudarles y aportar valor a su asistencia. Pero nunca debemos olvidarnos de la actividad gestora y logística de la Farmacia Hospitalaria. Las actuaciones logísticas y clínicas han de ir de la mano, para mejorar la eficiencia y la seguridad de la farmacoterapia. Por otro lado, la investigación es inseparable de la asistencia y constituye una de las líneas estratégicas de nuestro Servicio. Como profesionales sanitarios, tenemos que contribuir a generar conocimiento y evidencia científica, a través de la evaluación de los resultados en salud de la farmacoterapia y de la colaboración en los estudios clínicos que se realizan en el hospital y tenemos también el deber de transmitir este conocimiento a nuestros compañeros de profesión y a los futuros especialistas.

¿Qué hace falta, en su opinión, para potenciar la colaboración y la comunicación entre los farmacéuticos de oficina de farmacia, de atención primaria y de farmacia hospitalaria?
En primer lugar, hace falta disponer de canales de comunicación con los pacientes y entre los profesionales sanitarios de los diferentes niveles asistenciales. La comunicación es clave para garantizar que se están cumpliendo los objetivos farmacoterapéuticos, más allá de la dispensación de la medicación. Necesitamos formación clínica: tenemos que realizar actividades formativas e informativas conjuntas, estables; redes de aprendizaje para compartir el conocimiento entre los profesionales, mejorando así la integración funcional y las competencias clínicas de los farmacéuticos de los diferentes ámbitos. Asimismo, para realizar una valoración correcta del paciente es fundamental tener acceso a los datos clínicos y considerar tanto el tratamiento agudo como crónico de forma conjunta, disponer de información clínica compartida, bidireccional. Ojalá pronto sea una realidad contar con Sistemas informáticos integrados entre los diferentes niveles asistenciales. Se está avanzando mucho, pero todavía queda mucho recorrido.

¿Qué criterios deben prevalecer a la hora de decidir si un medicamento se dispensa en la farmacia hospitalaria, en la farmacia comunitaria o se administran en el domicilio del paciente?
En mi opinión, estos criterios deberían depender de las características del medicamento, de la complejidad terapéutica y riesgo social del paciente y, posiblemente, también de las condiciones de financiación del medicamento en cuestión.

El acceso a los nuevos medicamentos innovadores se ha convertido en uno de los grandes retos de la sanidad española. ¿Cómo se vive desde dentro del hospital, uno de los centros que lidera más ensayos clínicos, esta situación que tanto impacta en el presupuesto de los centros y tantas oportunidades de tratamiento añade a los pacientes?
Si queremos ofrecer la mejor farmacoterapia a nuestros pacientes, necesitamos buscar un equilibrio entre la innovación terapéutica y la sostenibilidad de nuestro sistema sanitario. No todos los nuevos medicamentos que se comercializan son innovadores, entendiendo por tales aquellos que aportan un beneficio clínico importante respecto a lo ya existente; y aquí, la Farmacia Hospitalaria tiene un papel absolutamente protagonista, posicionando claramente su papel en la farmacoterapia, a fin de utilizarlos donde realmente añadan valor. Para ello, debemos disponer en los hospitales de Comisiones de Farmacia y Terapéutica representativas y ágiles, que velen por poner a disposición de todos los pacientes la mejor alternativa terapéutica para su situación clínica, y donde los farmacéuticos, como no podía ser de otra manera, juegan un papel clave.

¿Qué retos destacaría como los más importantes que afronta hoy la Farmacia Hospitalaria?
Tenemos que seguir avanzando en el camino en el que ya nos estamos moviendo, con un enfoque innovador, dinámico, de mejora continua. Tenemos que continuar con la especialización clínica de los farmacéuticos y su integración en los equipos asistenciales, trabajando de forma pluridisciplinar, integral e integrada con los profesionales del hospital y los de otros niveles asistenciales. El futuro pasa también por subirnos al carro de la medicina personalizada, la medicina de precisión. En España se está trabajando para implantar una estrategia global sobre medicina genómica, y tenemos que estar ahí. Es fundamental. Tenemos que seguir mejorando en el conocimiento del valor terapéutico de los medicamentos en la práctica clínica real. Avanzar en el análisis e interpretación de grandes fuentes de datos que nos ayuden en la toma de decisiones clínicas. Estar al día en el seguimiento de los avances tecnológicos y de digitalización que se vayan produciendo, para incorporarlos al Servicio de acuerdo con nuestro enfoque de innovación y mejora continua.

Por último, ¿qué le diría a un estudiante o graduado en Farmacia que piensa en la Farmacia Hospitalaria como salida laboral?
Le diría que la Farmacia Hospitalaria es una profesión muy completa, con una amplia gama de actividades. El conocimiento en medicina cambia continuamente, y esto hace que nuestra especialidad sea muy dinámica. Por ello, tienen por delante un atractivo camino de aprendizaje y crecimiento personal y profesional. Que pongan pasión y disfruten en todo lo que hacen, integrándose y participando activamente en los equipos a los que van a aportar novedad y frescura

Juan Marqués

Índice

Portada Nº 190
Tiempo de lectura: 8 minutos

Compartir

Equilibrio entre innovación y sostenibilidad

"Si queremos ofrecer la mejor farmacoterapia a nuestros pacientes, necesitamos buscar un equilibrio entre la innovación terapéutica y la sostenibilidad de nuestro sistema sanitario. No todos los nuevos medicamentos que se comercializan son innovadores, entendiendo por tales aquellos que aportan un beneficio clínico importante respecto a lo ya existente; y aquí, la Farmacia Hospitalaria tiene un papel absolutamente protagonista, posicionando claramente su papel en la farmacoterapia, a fin de utilizarlos donde realmente añadan valor. Para ello, debemos disponer en los hospitales de Comisiones de Farmacia y Terapéutica representativas y ágiles, que velen por poner a disposición de todos los pacientes la mejor alternativa terapéutica para su situación clínica, y donde los farmacéuticos, como no podía ser de otra manera, juegan un papel clave", señala María Sanjurjo.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.