Lunes, 30 de enero de 2023

Francia. Las farmacias reducen horario por falta de personal  

Los profesionales alertan de las dificultades para contratar y comparten técnicas y ofertas laborales para captar talento  

París, 24 de septiembre. Fuga de personal o escasez de titulados, en todo caso faltan profesionales en las farmacias. El fenómeno ha tomado una escala considerable desde principios de año, empujando cada vez a más farmacias a reducir su jornada laboral o recurrir a otros métodos para compensar la ausencia de personal.

"La farmacia está abierta de 9 a 13 y de 14 a 19", escuchamos ahora en el contestador automático de una farmacia de Calais. Sin embargo, antes del 1 de marzo y de la jubilación de un farmacéutico, y ante la renuncia de otro miembro del equipo por elección personal, esta farmacia ubicada en un centro comercial del centro de la ciudad abría sus puertas de forma ininterrumpida de lunes a sábado.

“Tuvimos que reducir nuestra jornada laboral, porque no teníamos otra solución para garantizar la permanencia de un titulado en el mostrador”, lamenta el directivo. En agosto, la farmacia tuvo incluso que cerrar sus puertas cuatro sábados consecutivos. 

Ni la sombra de un farmacéutico a pesar de las ventajas: tickets restaurante, cheques vacaciones, aguinaldo, por no hablar de una farmacia reformada, equipada con un robot y ofreciendo múltiples servicios a los pacientes. Incluso es probable que la situación empeore con otra jubilación al final del año y una más prevista en 2023.

Solo al timón

La situación de Calais no es un caso aislado. En toda la red de farmacias, los recursos humanos están en crisis. A finales de 2021, los sindicatos ya lamentaban la falta de 10.000 empleados en las farmacias. Aurélien Filoche, cofundador de la plataforma Ouipharma, eleva a 15.000 esta cifra. De hecho, los testimonios de titulares se multiplican ante las dificultades de captación, ya sea en la prensa local o en las redes sociales. Además, agotadas por la pandemia y la falta de recursos en un momento de mayor demanda de farmacias, algunas, como en Calais, no encontraron otra solución que reducir sus horarios.

Marie-Charlotte Georget, que vive en Nîmes (Gard) desde hace 13 años, nunca ha vivido una situación así. Cada vez que una auxiliar de farmacia salía de su farmacia, encontraba un sustituto en un plazo prudencial de tres meses. Esta vez, su investigación no ha tenido éxito desde marzo de 2021, cuando la auxiliar de farmacia se tomó su baja por maternidad que continuó con el permiso de maternalidad y terminó con una renuncia. “Multipliqué la búsqueda en todos los sitios posibles, sin éxito, y acabé desistiendo por falta de tiempo”, explica el titular, al frente de una farmacia de 980.000 euros de facturación. Única farmacéutica con preparador (y otro en formación), no le ha quedado más remedio que revisar a la baja su horario de apertura: el horario de cierre es ahora a las 19:00 horas en lugar de las 19:30 horas entre semana y la farmacia ha abandonado el horario de los sábados por la mañana.

“Nos faltan farmacéuticos y, además, la gente se está alejando de la farmacia. La COVID no ayudó, el período que atravesamos reveló la posibilidad de una cierta calidad de vida asociada a un ajuste de los horarios de trabajo, lo que ahuyenta al personal de ciertos sectores y la farmacia no es la única preocupada”, analiza Marie.

Difícil, en su situación, invertir en nuevas funciones con un equipo tan reducido. No obstante, el titular está comprometido con la lucha contra la COVID (pruebas y vacunas) y participa cada año en la campaña antigripal, aunque el preparador no vacuna. Sola al timón, reconoce que su pasión por la farmacia se vive más como sacerdocio hoy y se pregunta por el futuro. “Estoy esperando a fin de año, pero estoy pensando en poner a la venta mi farmacia”.

Super héroes y ambiente de trabajo

Con el mismo espíritu, porque no se atrevieron a reducir la actividad de su farmacia -la única en varios kilómetros a la redonda y frecuentada por una población anciana muy fiel-, Lucile y Thierry Ferrand viven de sus últimas reservas de energía. “Llevamos varios meses buscando contratar a un farmacéutico y dos auxiliares sin éxito”, señala con amargura el titular de la farmacia en las murallas de Saint-Aulaye-Puymangou (Dordoña). La pareja, cercana a los sesenta, no oculta estar al final de la fila. "Trabajo al menos 80 horas a la semana", dice Thierry Ferrand. Porque para mantener su presencia en el mostrador, el farmacéutico no tiene más remedio que aplazar su labor administrativa, pasada la hora de cierre... Entre las 22:00 y la 01:00 horas.

Afortunadamente, algunos colegas aún logran reclutar. Es el caso de Fanny Dulucq, que vive en Castelnau-Rivière-Basse (Hautes-Pyrénées) desde hace 13 años. ¿Su método? humor y creatividad. Su anuncio, colgado en las redes sociales, incluía un tono tan dinámico como amable con una foto del equipo donde cada integrante vestía un disfraz de superhéroe. Como resultado, un futuro preparador de pedidos se incorporó a la farmacia occitana en octubre. Más allá de la publicación de un anuncio que destaque, es quizás la imagen de buen ambiente lo que marca la diferencia. En cualquier caso, este es el criterio por el que apuesta el grupo Médiprix, que confía en la cooptación por parte de los miembros del equipo que resaltarán el ambiente de trabajo. Porque este sigue siendo el factor número uno en el reclutamiento, según Jérôme Escojido, cofundador del grupo. “Mucho antes del nivel de remuneración”, dice. Y para mantener este ambiente de trabajo, el grupo organiza fines de semana de trabajo en equipo.

Mejor aún, la marca propia del grupo se convierte en la "marca del empleador", porque el margen obtenido en los productos de marca se redistribuye entre los empleados. “Incentivos mensuales de hasta 150 euros/neto al mes por empleado”, apunta. Hoy, el grupo va más allá en la motivación de los equipos. En el norte, en lugar de contratar a un representante de ventas para la marca propia, Médiprix tuvo la idea de ofrecer a un miembro de cada equipo de farmacia para que se convirtiera en embajador de la marca. Este vendedor dedicado se beneficia de capacitación y remuneración adicional cada mes. En la era de las redes sociales, con una población joven e incluso muy joven en lo que a preparadores se refiere, la atmósfera y la reputación marcan indiscutiblemente la diferencia en un mercado laboral muy competitivo.

¿La culpa es de las nuevas funciones?

Ante esta escasez de personal, el grupo de empresarios Team Pharma está cosechando un éxito creciente. El principio: poner a disposición de sus 300 afiliados los servicios de dietistas, pero también a partir de octubre, técnicos de farmacia y técnicos de gestión de stock, luego farmacéuticos el próximo enero y finalmente enfermeros alrededor de abril de 2023. La contratación está en curso, porque la demanda es fuerte e incluso urgente, explica Lucien Bennatan, fundador de Team Pharma. “También recibimos peticiones de titulares obligados a reducir su horario de atención y que nos instan a ofrecerles los servicios de preparadores y farmacéuticos”.

Según su análisis, nadie fue capaz de tomar la delantera en "las cuestiones temporales y humanas" que, sin embargo, quedaron reflejadas en "los artículos 36 y 38 de la ley HPST (Hospital, pacientes, salud y territorios) de 2009, siendo el primero dedicado al acceso a la atención y el otro a las funciones obligatorias y facultativas de los farmacéuticos”. En consecuencia, las nuevas funciones no pueden implementarse en todas las farmacias por falta de disponibilidad de tiempo y profesionales para llevarlas a cabo.

Trabajo a tiempo parcial

Aún así, el principio de tiempo compartido que ofrece Team Pharma está atrayendo a más y más farmacéuticos. Tres grupos acaban de firmar un protocolo de asociación y otros siete están en discusión. Sin embargo, Team Pharma no podrá responder a todas las solicitudes y, por lo tanto, anima a los titulares a reorganizar el trabajo de sus equipos. “Quien esté buscando un farmacéutico a tiempo completo tendrá que pensar y adaptarse”, y evitar encomendarle funciones que no requieran las competencias para las que ha sido formado. “Los farmacéuticos y auxiliares que forman o formarán parte de nuestros equipos quieren hacer un trabajo interesante, y no almacenar el stock ni hacer entregas de pedidos. Es para cubrir esta necesidad que estaremos ofreciendo los servicios de almacén a partir de octubre. Además, los farmacéuticos y auxiliares quieren ir de farmacia en farmacia para multiplicar los tipos de ejercicio y no estar "asignados" permanentemente a una farmacia”, apunta Lucien Bennatan.

¿Podría ser esto lo que los decida a postularse para Team Pharma en lugar de los anuncios establecidos? “Hacer un trabajo real como farmacéutico o preparador sigue siendo la motivación número uno… seguida del salario. En Team Pharma ofrecemos la mayor retribución a la contratación, porque consideramos que un bachillerato +6 debe estar debidamente retribuido. A cambio, saben que conducirán kilómetros, que cubrirán dos, tres o cuatro departamentos y que tendrán que escribir informes a su responsable”.

Fuente: Le Quotidien du Pharmacien
 

Índice

Portada Nº 189
Tiempo de lectura: 8 minutos

Compartir

Crisis de falta de profesionales

A finales de 2021, los sindicatos ya lamentaban la falta de 10.000 empleados en las farmacias. Aurélien Filoche, cofundador de la plataforma Ouipharma, eleva a 15.000 esta cifra. De hecho, los testimonios de titulares se multiplican ante las dificultades de captación, ya sea en la prensa local o en las redes sociales. Además, agotadas muchas farmacias por la pandemia y la falta de recursos en un momento de mayor demanda, algunas, como en Calais, no encontraron otra solución que reducir sus horarios.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2023.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.