Miércoles, 22 de mayo de 2024

Francia. Demasiados autotest inútiles o de interés discutible  

Una revista cuestiona la idoneidad de muchas pruebas de venta en la botica, a la luz de un informe de la Academia Nacional de Farmacia  

París, 26 de agosto. Un artículo publicado el 10 de agosto, en la web de 60 millones de consumidores, apunta que existen “demasiados autotests sin interés médico” disponibles en las farmacias. Un juicio que la revista fundamenta en un informe de la Academia Nacional de Farmacia sobre el tema.

El informe académico, que data de 2018, considera que las autopruebas son inútiles o incluso peligrosas, de interés cuestionable o de interés confirmado. Y aquellas cuyo interés está asegurado son pocas, se asegura.

La autoprueba del VIH se considera fiable, junto con las tiras para detectar una infección del tracto urinario. Además, están las autopruebas prescritas por el médico para el autocontrol médico (medición de azúcar en sangre e INR) y que están cubiertas por los seguros de salud, así como las pruebas de embarazo, también disponibles en los supermercados desde 2014.

Cuatro autotests se consideran de cuestionable interés, “pero no presentan ningún riesgo particular”: los de detección de hipercolesterolemia total, hipoferritinemia, hipotiroidismo, así como los test de ovulación. La revista critica a los tres primeros por exigir una interpretación de los resultados "según edad, síntomas, factores de riesgo y otros biomarcadores", que el paciente rara vez domina. “En cuanto a las pruebas de ovulación (…) su interpretación es complicada si no se realizan en el momento adecuado del ciclo. Sin embargo, por lo general, son precisamente las mujeres con ciclo irregular las que buscan saber el período de su ovulación”, insiste el mensual.

Finalmente, cinco pruebas se consideran peligrosas. La prueba para detectar el cáncer de próstata, que mide el antígeno prostático específico (PSA), debe “ir precedida sistemáticamente de una consulta médica para valorar su interés” y estar asociada “a un tacto rectal”. Porque la revista recuerda que un nivel alto de PSA puede ser una simple infección urinaria. El mensual también lamenta que la decisión de la Agencia Nacional de Seguridad de Medicamentos y Productos Sanitarios (ANSM) de prohibir estos autotests en 2012 fuera anulada en 2015 por el Consejo de Estado. También se destacan las autopruebas para la detección del cáncer colorrectal, anti-H. pylori en caso de sospecha de úlcera (sin interés en personas sintomáticas), enfermedad de Lyme y el análisis de sangre para IgE total (sin interés para detectar una alergia).

El artículo analizó tres autoevaluaciones no cubiertas en el informe de la Academia de Farmacia. Los de fertilidad masculina basados “en la concentración de espermatozoides en el semen”, cuando un hombre puede ser fértil teniendo pocos espermatozoides, precisa. Los de intolerancia al gluten, cuyo resultado negativo permite excluir la enfermedad celíaca, pero no la sensibilidad al gluten. Y aquellos que buscan detectar el uso de drogas (cannabis, cocaína, opioides), cuyo uso en un tercero plantea cuestiones éticas.

El mensual lamenta que la única obligación para todos estos autotests se basa en el marcado CE (a excepción de los autotests de VIH) y que aún no haya entrado en vigor la nueva directiva europea sobre productos sanitarios para este tipo de productos. Prevé “fortalecer la seguridad y el control de la fiabilidad de las autopruebas a través de evaluaciones previas y posteriores a la comercialización”. Esto significa que “casi el 80% de la gama de autodiagnósticos vendidos actualmente estará sujeta a controles de calidad por parte de organismos independientes, en comparación con solo el 8% de la gama actualmente controlada”.

La revista concluye recomendando limitar el uso de autotests "a los que sean relevantes según su estado de salud", "asegurarse de que llevan el marcado CE", preferir comprarlos en farmacia que online, a "leer las instrucciones con mucho cuidado" y "no cambiar los tratamientos o estilos de vida" después de obtener el resultado sin antes consultarlo con un médico. En resumen: “Ser actor de tu salud no significa prescindir de los profesionales sanitarios”.

Fuente: Le Quotidien du Pharmacien
 

Índice

Portada Nº 188
Tiempo de lectura: 4 minutos

Compartir

Pruebas peligrosas

Cinco pruebas se consideran peligrosas. La prueba para detectar el cáncer de próstata, que mide el antígeno prostático específico (PSA), debe “ir precedida sistemáticamente de una consulta médica para valorar su interés” y estar asociada “a un tacto rectal”. La revista recuerda que un nivel alto de PSA puede ser una simple infección urinaria. El mensual también lamenta que la decisión de la Agencia Nacional de Seguridad de Medicamentos y Productos Sanitarios (ANSM) de prohibir estos autotests en 2012 fuera anulada en 2015 por el Consejo de Estado. También se destacan las autopruebas para la detección del cáncer colorrectal, anti-H. pylori en caso de sospecha de úlcera (sin interés en personas sintomáticas), enfermedad de Lyme y el análisis de sangre para IgE total (sin interés para detectar una alergia).

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2024.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso del sitio web y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias sobre la base de un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Política de cookies.