Miércoles, 10 de agosto de 2022

El Senado reclama el desarrollo de nuevas competencias profesionales en Farmacia

La Cámara Alta aprueba la Ponencia de Estudio de las Necesidades de Recursos Humanos en el SNS

Madrid, 7 de julio. El pleno del Senado apruebó el pasado 7 de julio un informe que tiene valor de recomendación para el Gobierno y que es tanto un diagnóstico como una "hoja de ruta" para el Ministerio de Sanidad y Política Social y las profesiones sanitarias.

En el ámbito de la Farmacia, la Ponencia de Estudio de las Necesidades de Recursos Humanos en el Sistema Nacional de Salud (SNS) subraya que los farmacéuticos, "además de ser expertos en el ámbito del medicamento, por competencia y formación, pueden centrar su actividad en otros ámbitos sanitarios, entre los que se encuentran los relacionados con los procesos analíticos: análisis clínicos, bioquímica, química, microbiología y parasitología, inmunología; todos ellos, en competencia con otras profesiones sanitarias (biólogos, médicos o químicos) y en condiciones legales de igualdad".

Los senadores también señalan que los farmacéuticos se encuentran en una situación de "desigualdad de facto", ya que el número de plazas ofertadas para médicos es muy superior al del resto de profesionales. Otras actividades farmacéuticas que guardan una relación directa con el Sistema Nacional de Salud son la farmacia hospitalaria, la radio farmacia, así como los farmacéuticos que ejercen en el ámbito de la atención primaria y de la salud pública.

Nuevas competencias profesionales

Ya en el terreno de las recomendaciones, los senadores apuestan por "equipos multidisciplinares" tanto en atención primaria como especializada, y recuerdan que el farmacéutico "supone un recurso asistencial importante, en un marco de contención del gasto público que exige modificaciones estructurales, y, entre ellas, el desarrollo de nuevas competencias profesionales". Estas funciones darían respuesta a necesidades emergentes, como la farmacia en atención primaria, nutrición y dietética, sanidad ambiental y salud pública; la introducción en el mercado sanitario del farmacéutico como proveedor de servicios basados en su conocimiento y competencia profesionales, y el establecimiento de mecanismos de contraprestación económica.

Para planificar los recursos humanos sanitarios del futuro "resulta esencial redefinir las competencias de cada una de las profesiones sanitarias, facilitando su transferencia de unas a otras, siguiendo criterios de calidad y eficacia", así como fomentar "el trabajo en equipo", reclama la Ponencia tras dos años de trabajo y 66 entrevistas a los líderes de la sanidad española. Uno de los objetivos es desburocratizar y potenciar el rol de médico de atención primaria "delegando en otros profesionales tareas que, por su formación y competencia, pueden desarrollar".

Por otra parte, "es preciso revisar las políticas de salud, centradas más en la asistencia sanitaria que en la prevención y la promoción de la salud".

Cultura de la formación continuada y formación de pacientes

El informe incide en la formación profesional y en la necesidad de fomentar "la cultura de la formación continuada y el desarrollo profesional continuo, como garantía de seguridad para los pacientes y estímulo para los profesionales".

No se olvida de los pacientes, como eje del SNS, y así aboga por impulsar iniciativas que den a los ciudadanos "información y formación suficiente, para conocer no sólo lo que corresponde a su proceso asistencial, sino también la necesidad del cumplimiento de los tratamientos y del uso adecuado de los servicios sanitarios".

Los expertos consideran clave la participación de los pacientes, para lograr "una mayor concienciación y corresponsabilidad ciudadana, así como desarrollar acciones que conduzcan a los ciudadanos a ser conscientes de la responsabilidad que tienen sobre su propia salud y también sobre sus posibles enfermedades, no sólo como prevención de éstas sino también en la toma de decisiones sobre las mismas (diagnósticas, terapéuticas, rehabilitadoras, etcétera)". Por eso, apuestan con carácter de urgencia por iniciar la formación de pacientes, al modo de los programas de paciente experto y paciente tutor, dado que algunas experiencias nacionales e internacionales han puesto en evidencia la disminución de la frecuentación al médico, el aumento de las consultas a otros profesionales de la salud (por ejemplo, al farmacéutico), y la disminución de las urgencias; en definitiva, un aumento de la calidad de la atención sanitaria.

Otras prioridades

En las conclusiones, figura también la necesidad de que el Gobierno desarrolle urgentemente la Ley de Ordenación de las Profesiones  Sanitarias y la creación de un Registro Nacional de Profesionales.

El documento propone plantea también agilizar la homologación de títulos y convertir la atención primaria en el eje del SNS, de modo que se reoriente el sistema al  abordaje de las enfermedades crónicas y las nuevas necesidades.

El informe se remitirá ahora al Ministerio de Sanidad y Política Social y a las Consejerías de Sanidad de las comunidades autónomas. El Senado quiere además que se incluya en los documentos de trabajo del Pacto por la Sanidad.

Índice

Portada Nº 41
Tiempo de lectura: 5 minutos

Compartir

Formación profesional

Descripci�n de imagen

El Senado incide en la formación profesional y en la necesidad de fomentar "la cultura de la formación continuada y el desarrollo profesional continuo, como garantía de seguridad para los pacientes y estímulo para los profesionales".

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.
Powered by Weblab

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.