Martes, 16 de agosto de 2022

Francia. La teleasistencia emerge en la farmacia durante la pandemia  

Los farmacéuticos están autorizados a prestar a distancia todos los servicios farmacéuticos a sus pacientes  

París, 11 de junio. La teleasistencia es una de las nuevas funciones desarrolladas por los farmacéuticos durante la pandemia. Aunque incluida en la enmienda 15 de la Convención farmacéutica, firmada en diciembre de 2018, la teleasistencia solo ha emergido realmente cuando se declaró el estado de emergencia sanitaria.

La publicación del decreto de 4 de junio formaliza la práctica de teleatención para los farmacéuticos y auxiliares médicos, a diferencia de la telemedicina, que exige la intervención de médicos. Queda ahora por ver cómo los farmacéuticos aprovechan este nuevo canal de ejercicio a distancia con sus pacientes. La teleasistencia ya permite realizar entrevistas farmacéuticas o revisiones de medicamentos compartidas, siempre que la primera entrevista se haya realizado presencialmente.

Desde el pasado 4 de junio, los farmacéuticos están autorizados a prestar todos los servicios farmacéuticos en la atención remota con sus pacientes, por decisión compartida y siempre que dicha actividad no requiera el contacto directo o el uso de equipos que el paciente no tenga. Un decreto y una orden publicados el pasado viernes en el "Diario Oficial" formalizan esta práctica remota que vio la luz hace mucho tiempo y que se trata de “una decisión compartida entre el paciente y el profesional que realiza la teleasistencia”.

La posibilidad abierta por el Gobierno se desarrolla en el marco exclusivo de la entrevista farmacéutica y de la revisión de la medicación compartida con el paciente. El objetivo: permitir a los pacientes crónicos y/o vulnerables acceder a los cuidados y volver a conectar con los profesionales sanitarios con total seguridad.

Para el doctor Yann-Maël Le Douarin, consultor médico de telesalud en la Dirección General de Atención a la Salud, “es un gran avance que será positivo en el acceso a los ciudadanos de los pacientes”, ya que la teleatención va a reforzar la coordinación en torno al paciente favoreciendo la innovación. “La teleatención va también a permitir proponer una atención más adaptada, más cercana a las necesidades de los pacientes, especialmente de aquellos más frágiles y que pueden desestabilizarse cuando les sacas de su entorno”, añade, señalando el caso del autismo.

Mascarilla contra pantalla

La sociedad francesa de salud digital (SFSD) se felicita del lanzamiento de estos textos, recordando haber “abierto desde hace más de 10 años” la entrada de la teleatención en la legislación. En su opinión, es también un “avance importante para el sistema de salud y sus beneficiarios”. Para su copresidenta, Lydie Canipel, “salimos de la era del todo presencial; se trata de que lo digital sea un servicio de una salud humanista” y de “reflexionar sobre la mejor forma de hacerse cargo del paciente, pues las respuestas son diferentes según sean las personas”. Canipel se pregunta: “¿Qué es finalmente lo más humano? ¿Venir con una mascarilla, a una sala de atención atestada, llena de gente potencialmente positiva de COVID-19, o consultar a un profesional de la salud sin mascarilla y pudiendo sonreír detrás de su pantalla?”.

Las tarifas de las actividades de teleatención realizadas por los farmacéuticos no podrán ser superiores a las fijadas para las mismas actividades en presencia del profesional de la salud y el paciente.

Fuente: Le Quotidien du Pharmacien

Índice

Portada Nº 176
Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.
Powered by Weblab

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.