Jueves, 18 de agosto de 2022

Madrid impulsa la formulación magistral como solución ante los desabastecimientos

La Comunidad de Madrid es una de las cuatro comunidades que incluye la posibilidad de elaborar medicamentos individualizados financiados ante las faltas de suministro

El 11 por ciento de los problemas de desabastecimientos tiene un impacto asistencial mayor porque no hay alternativas terapéuticas, según la AEMPS

Madrid, 22 de octubre. La formulación magistral en la Comunidad de Madrid es una alternativa terapéutica al alza. Las oficinas de farmacia dispensaron 123.473 recetas de fórmulas magistrales financiadas por el Sistema Nacional de Salud en 2018, por un importe de 2,94 millones de euros. Solo cinco años antes, en 2013, el número de recetas financiadas se situó en 97.884, con una facturación de 1,6 millones de euros. Durante este periodo, el número de prescripciones ha subido un 26 por ciento en una tendencia que está teniendo continuidad en lo que llevamos de año.

Además del mejor conocimiento de la formulación magistral por parte de los profesionales sanitarios y pacientes, el vocal de Formulación Magistral del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), José Antonio Sánchez-Brunete, apunta también a los desabastecimientos como una de las causas que están impulsando el uso de los medicamentos individualizados.

La Comunidad de Madrid es, de hecho, una de las cuatro comunidades junto a Aragón, Murcia y Castilla y León que contemplan la financiación pública de las fórmulas magistrales para responder a situaciones de falta de suministro. En el resto de comunidades no hay referencia explícita en sus conciertos a esta circunstancia, tal y como expuso recientemente Conchita Chamorro Galisteo, vocal de la Sociedad Española del Medicamento Individualizado (LASEMI), durante el IV Encuentro de Asociaciones Profesionales Farmacéuticas.

El Concierto farmacéutico de Madrid recoge así que "excepcionalmente, en caso de desabastecimiento con impacto poblacional, se valorará por la Comisión de Seguimiento la posibilidad de autorizar la elaboración y facturación de fórmulas magistrales que no cumplan este requisito", es decir, fórmulas magistrales cuya composición, dosis y forma farmacéutica sea idéntica a la de un medicamento de uso humano fabricado industrialmente financiado.

Esta posibilidad de financiación pública está pendiente todavía de un mayor desarrollo, de forma que se convierta en una alternativa eficaz para responder a una situación sanitaria que está teniendo cada vez más incidencia en la continuidad de los tratamientos.

Pese a la obligación de los laboratorios a abastecer, las medidas adoptadas por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) no han conseguido revertir el problema. En 2018, la sanidad española registró más de 1.300 notificaciones cuando solo diez años antes no superaban las 400. De hecho, el 11 por ciento de las faltas de suministro tiene un impacto asistencial mayor al no existir alternativas terapéuticas, según la Agencia.

Una de las medidas propuestas por la Agencia para minimizar el problema es "la inclusión en los conciertos entre Colegios Oficiales de Farmacéuticos y Consejerías de Sanidad de fórmulas magistrales que sustituyan al medicamento desabastecido de forma puntual y para tratamientos individualizados mientras dura el desabastecimiento y no haya alternativa comercial disponible", según recordó Conchita Chamorro en el Encuentro celebrado en el COFM.

El objetivo, según esta experta, es identificar los desabastecimientos de forma precoz e informar a las partes interesadas, tanto prescriptores como pacientes para que las prescripciones puedan hacerse como fórmulas magistrales.

La Agencia aprueba este tipo de soluciones y recomienda primar las medidas que "más se acercan a la asistencia habitual" del paciente, según el Plan de Garantías de Abastecimiento de Medicamentos 2019-2022. La formulación debe ser "tratamiento de primera elección en estas situaciones permitiendo al paciente obtener su tratamiento a través de su farmacia habitual más cercana, minimizando así el impacto asistencial del desabastecimiento", señaló la vocal de LASEMI.

Índice

Portada Nº 158
Tiempo de lectura: 4 minutos

Compartir

Un problema creciente

Descripción de imagen

En 2018, la sanidad española registró más de 1.300 notificaciones cuando solo diez años antes no superaban las 400. De hecho, el 11 por ciento de las faltas de suministro tiene un impacto asistencial mayor al no existir alternativas terapéuticas, según la Agencia.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.
Powered by Weblab

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.