Sábado, 13 de agosto de 2022

Italia. La apertura del capital de la farmacia abre paso a los oligopolios

La nueva norma de competencia prima el interés económico y conduce a la concentración de boticas, según las asociaciones de farmacéuticos

Roma, 2 de agosto. La nueva Ley de Competencia aprobada por Italia, que permite la entrada de capital no profesional en la propiedad de las oficinas de farmacia, supone la ruptura definitiva del modelo vigente y genera incertidumbre en un sector profesional que ya se prepara para paliar los daños de una norma que considera una amenaza para la red de farmacias italiana y un peligro para la salud de la población.

La Federación de Órdenes de Farmacéuticos Italianos (FOFI), que agrupa a los colegiados de Italia, sostiene que la norma en vigor desde el 29 de agosto es "muy negativa para el sistema de salud italiano", ya que, en su opinión, "se entrega a la lógica del mercado puro de un servicio que siempre ha sido una de las funciones centrales del servicio de salud, cuyo objetivo -subraya- es garantizar el acceso equitativo y uniforme a los medicamentos de toda la población".

El alcance de la ley, aprobada por el Senado el pasado 2 de agosto tras más de dos años y medio de tramitación, representa una amenaza "grave", según esta asociación profesional, ya que mina el componente profesional de la farmacia en beneficio de una propiedad que "solo sigue las reglas de mercado", lo que puede conducir "a una menor protección de los ciudadanos", advierte el comunicado de la Federación.

La cautela que la ley establece de que la dirección de la farmacia recaiga en un farmacéutico licenciado no es suficiente para garantizar la independencia profesional en el servicio farmacéutico, según alertan los boticarios.

Los temores profesionales se justifican en que la medida establece además un límite del 20 por ciento de farmacias en manos del mismo propietario, lo que podría acabar en la teoría en un oligopolio de cinco empresas que controlase todas las farmacias italianas, avisan tanto la corporación profesional como la propia patronal del sector.

Desde la Federación se recuerda que, a diferencia de las empresas que proporcionan servicios médicos especializados que sí son necesarios para apoyar una institución de seguridad social de los médicos, nada de eso se planteó para quienes son propietarios de las farmacias.

Son algunas de las razones que la Federación de Asociaciones esgrime de nuevo para oponerse a una medida que, en algunos países donde está en marcha, se ha revisado por los resultados obtenidos contrarios a la libre competencia del mercado.

En cualquier caso, desde el órgano profesional se insta a los farmacéuticos italianos a evolucionar y agruparse para adaptarse al cambio a través de la innovación y del servicio profesional centrado en el paciente que "sólo el farmacéutico puede prestar", subraya.

En esta misma línea, la patronal italiana de las farmacias fue explícita al señalar el 2 de agosto que "no es el momento de llorar sobre la leche derramada, sino de trabajar en la gestión de este cambio que será trascendental para la farmacia italiana", aseguró Marco Cossolo, el nuevo presidente de Federfarma desde el pasado mes de mayo.

Fuente: FOFI y Federfarma

Índice

Portada Nº 137
Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Llorar sobre la leche derramada

Descripción de imagen

La patronal italiana de las farmacias fue explícita al señalar el 2 de agosto que "no es el momento de llorar sobre la leche derramada, sino de trabajar en la gestión de este cambio que será trascendental para la farmacia italiana", aseguró Marco Cossolo, el nuevo presidente de Federfarma desde el pasado mes de mayo.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.
Powered by Weblab

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.