Martes, 9 de agosto de 2022

Francia. Un manifiesto en forma de SOS

Los representantes de la Orden, sindicatos, estudiantes, asociaciones y docentes se movilizan en defensa de la oficina de farmacia

París, 7 de julio. Nueve organizaciones profesionales firmaron el pasado martes el Manifiesto para defender la oficina de farmacia. Los tres sindicatos más importantes (FSPF, UNPF y USPO*), la Orden de farmacéuticos, los representantes de asociaciones profesionales (CNGPO, FEDERGY y UDGPO) y de estudiantes (ANEPF) suscribieron una estrategia común de movilización.  

"El Gobierno debe ocuparse de urgencia de la farmacia, que está actualmente abandonada por completo; no hay ningún proyecto, ni tan siquiera en e-salud", denuncia Gilles Bonnefond, presidente de la USPO.

La situación económica se mantiene a medio gas, con una remuneración a la baja por segundo año consecutivo y empleos amenazados por cierres brutales que impactan en la red francesa de farmacias. Una oficina cerrada cada dos días en Francia y la tendencia no afloja. "Hemos contabilizado 50 cierres en el primer trimestre del año", subraya Alain Delgutte, presidente del consejo central A /titulares) de la Orden de farmacéuticos. "La farmacia es la profesión que conoce más la recesión en relación con los objetivos de gasto de la seguridad social, mientras que las bajadas de precios continúan", añade Gilles Bonnefond. La profesión reclama al Gobierno una reacción antes de que sea demasiado tarde. Antes de otoño y la votación del próximo presupuesto de la Seguridad Social.

Esta reunión de la profesión tiene como objetivo aunar recursos y tener una sola voz "para posicionarse rápidamente frente a los impactos económicos actuales, incluyendo reducciones de precios, sobre todo de cara a las dos próximas citas de 2017, la Convención nacional farmacéutica y las elecciones presidenciales", recuerda Philippe Gaertner, presidente de la FSPF.

Consulta nacional

Es, en primer lugar, un manifiesto común que va a ser remitido al Gobierno, recordando no solamente la situación económica de los farmacéuticos, sino también la voluntad de la profesión de reformarse. "La ministra de Salud tiene en enfrente una profesión que está preparada para responder a todos los desafíos de mañana, como el envejecimiento de la población, la prevención y el cribado, la coordinación interprofesional, etcétera. Lamentablemente, tenemos la impresión que cuanto más estamos preparados para el diálogo menos nos entienden", lamenta Gilles Bonnefond. Es por lo que el "Manifiesto para la farmacia francesa" será ampliamente distribuido y servirá igualmente de base de debate en la campaña de sensibilización de los funcionarios locales. El principio es que cada farmacéutico que conozca un funcionario, sea el que sea -alcalde, senador, diputado, consejero departamental o regional- le presente la situación de la profesión. Al final, un cartel dirigido a los pacientes alertará sobre los riesgos de desestabilización de la red de farmacias.

"La gran consulta nacional de la farmacia lanzada por la FSPF se han convertido en un elemento compartido de la profesión, precisa Philippe Gaertner. Incluye una serie de propuestas de acción donde los farmacéuticos están invitados a responder. La consulta se hará online en una página web dedicada a este efecto que se lanzará en unos días.

Esta movilización de la profesión comienza con una estrategia de comunicación y de comunicación para ser entendido. Pero los representantes de las nueve organizaciones no excluyen endurecer el movimiento si es necesario. "La situación es insostenible y el conjunto de la red de farmacias ha tomado conciencia", previene Gilles Bonnefond. Los farmacéuticos nos dicen que su tesorería se ha desplomado, los mayoristas nos informan que cada vez más farmacéuticos no llegan para pagar a tiempo, los titulares deben pedir que les difieran los pagos o pedir un préstamo suplementario a la banca y cuando su almacén o su banco no pueden, es una catástrofe. Las cifras hablan por sí mismas. Y los farmacéuticos están dispuestos a tirarse bajo un tres".  

La ministra de Salud, Marisol Touraine, está siendo interpelada desde todos los frentes y, aunque está limitada por las cuentas de la Seguridad Social, el sector está pidiendo que se exija a todos como se reclama a las farmacias y que se pongan en marcha los decretos y órdenes pendientes que la ley prevé. "Es la responsabilidad de la ministra", recuerda Philippe Gaertner. Los farmacéuticos están están resueltos a hacerse entender: "se ha terminado quejarse en silencio", asegura Gilles Bonnefond.

(*) Fédération des syndicats pharmaceutiques de France (FSPF), Union nationale des pharmacies de France (UNPF), Union des syndicats de pharmaciens d'officine (USPO), Conseils centraux A (titulaires), D (adjoints) et E (outre-mer) de l'Ordre national des pharmaciens, Collectif national des groupements de pharmacies d'officine (CNGPO), Federgy (chambre syndicale des groupements et enseignes de pharmacies), Union des groupements de pharmaciens d'officine (UDGPO), Association nationale des étudiants en pharmacie de France (ANEPF) et Association de pharmacie rurale (APR).

Fuente: Le Quotidien du Pharmacien

Índice

Portada Nº 125
Tiempo de lectura: 5 minutos

Compartir

Un cierre cada dos díasDescripci�n de imagen

La situación económica se mantiene a medio gas, con una remuneración a la baja por segundo año consecutivo y empleos amenazados por cierres brutales que impactan en la red francesa de farmacias. Una oficina cerrada cada dos días en Francia y la tendencia no afloja. "Hemos contabilizado 50 cierres en el primer trimestre del año", subraya Alain Delgutte, presidente del consejo central A /titulares) de la Orden de farmacéuticos.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.
Powered by Weblab

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.