Lunes, 8 de agosto de 2022

Francia. Los precios bajan y la cólera aumenta

Las nuevas rebajas de tarifas de los medicamentos anunciadas por el Gobierno son vistas como flagrantes injusticias por el conjunto de la cadena farmacéutica

París, 29 de marzo. La reunión del Comité de seguimiento de genéricos se anunciaba tensa. La sesión se levantó después de que los fabricantes de genéricos hayan abandonado la mesa de discusión. Inicialmente prevista para junio, esta reunión se adelantó tres meses "para no ir con retraso respecto a las medidas puestas en marcha para respetar el acuerdo de financiación de la Seguridad Social, según nos dijeron", explica el presidente de la Federación de sindicatos farmacéuticos de Francia, Philippe Gaertner. Para Gilles Bonnefond, presidente de la Unión de sindicatos de farmacéuticos de oficina (USPO), el objetivo de los poderes públicos es acelerar las bajadas de precio.

Philippe Gaertner salió descontento de la reunión e "impactado", por que se justifiquen las nuevas bajadas de precios del medicamento por la evolución de los gastos de salud. "Hemos subrayado que lo consideramos un error, sobre todo cuando la sustitución podría evitar la puesta en marcha de un TFR -sistema de precios de referencia-". La decisión del Comité económico de productos de salud (CEPS) de aplicar un TFR al grupo de Plavix (clopidogrel) es uno de los principales puntos de discordia. La tasa de sustitución de esta molécula está por debajo del 80 por ciento requerido, pero sí alcanzó el 79 por ciento, "a pesar de las maniobras de este medicamento para ralentizar su sustitución", señala Gilles Bonnefond. Para él, mantener un TFR en este grupo iría en contra de una política coherente de desarrollo del genérico. "Sería un casus belli", zanja el presidente de la USPO.

Convergencia de precios

Los sindicatos opinan igualmente que es el principio de una convergencia de precios entre genéricos y marcas. "Sin una diferencia real de precio, la motivación de los usuarios por el genérico desaparece", considera Philippe Gaertner. El CEPS desea, por tanto, aplicar este principio a la buprenorfina. Bonnefond teme que esta medida cause confusión también entre los farmacéuticos y que se desmovilicen en el objetivo de desarrollo de los genéricos.

Otros proyectos de bajadas de precio no son tampoco del gusto de los sindicatos. El CEPS plantea revisar las tarifas de los medicamentos del sistema nervioso central, los betabloqueantes, los antiinflamatorios y los antiartríticos. Bonnefond cree que estas disposiciones representan 280 millones de euros de ahorro para el seguro público, pero sobre todo suponen una nueva pérdida de margen para la farmacia del orden de los 90 millones de euros, sin contar los otros descuentos previstos sobre especialidades fuera del repertorio y las medidas de control de la medicación. "No es razonable", afirma el presidente de la USPO, que recuerda que la farmacia ya ha perdido 147 millones de euros del margen el año pasado.

Mientras tanto, subraya Bonnefond, el Gobierno acaba de anunciar un déficit de la Seguridad Social de 10.700 millones de euros en 2015, por debajo de las previsiones de 12.800 millones de euros recogidas en la ley de financiación de la Seguridad Social (LFSS) para 2016, que se corresponde con un mejora de 2.400 millones de euros en relación con 2014. Unos buenos resultados a los que la farmacia ha contribuido, afirma.

Medidas peligrosas

Los fabricantes de genéricos rechazan igualmente las nuevas reducciones tarifarias. "Entre 2013 y 2016, la industria se ha implicado en bajadas de precios de los medicamentos genéricos de cerca del 20 por ciento, alrededor de 632 millones de euros de bajadas de precio acumuladas", indica la patronal GEMME. Para compensar esta bajadas, cuentan con "una política voluntaria y comprometida de los poderes públicos para sostener y promover el genérico, con el fin de aumentar los volúmenes". La tasa de penetración de los genéricos en Francia está casi estancada, mientras pueden aportar ahorros sustanciales al sistema de salud si se reúnen las condiciones para el desarrollo del sector. Por lo tanto, no menos de 1.500 millones de euro de ahorros suplementarios podrían quedarse en la caja del Estado cada año.

Fuente: Le Quotidien du Pharmacien

Índice

Portada Nº 122
Tiempo de lectura: 4 minutos

Compartir

Palo para las farmaciasDescripci�n de imagen

Gilles Bonnefond cree que estas disposiciones representan 280 millones de euros de ahorro para el seguro público, pero sobre todo suponen una nueva pérdida de margen para la farmacia del orden de los 90 millones de euros.

Aviso legal | Política de Cookies

Copyright © 2022.
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.
Powered by Weblab

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica aquí para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o rechazar su uso.