Cerrar

Digital Farmadrid

Colegio oficial de farmaceúticos de Madrid

164, mayo 2020

Entrevista a Enrique Ruiz Escudero

El consejero de Sanidad destaca la labor diaria de los farmacéuticos como profesionales que "han estado en primera línea formando parte de todo el proceso asistencial durante esta terrible pandemia"

Madrid, 3 de mayo. Desde que estalló la pandemia de coronavirus, no hay festivos ni respiro alguno para los profesionales sanitarios. Tampoco para el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Desde hace dos meses, Enrique Ruiz Escudero se encuentra en medio de la tormenta, gestionando una crisis sanitaria que ha golpeado con extrema dureza el centro de España. Comienza a ver la luz. Es domingo. Finaliza una reunión en la Consejería a las 13:30 horas y atiende por teléfono a Digital Farmadrid para valorar el papel que están desempeñando los farmacéuticos, a quienes se les facilitará esta semana entrante test preferentes de detección del virus, según avanza en esta entrevista, y, sobre todo, lo mucho que puede hacer una red madrileña de oficinas de farmacia que considera "estratégica" en el proceso de salida de la crisis.

Me gustaría comenzar preguntándole ¿cómo se siente al estar gestionando una crisis sanitaria de esta dimensión?

Las sensaciones son ahora mejores, los retos van cambiando por momentos. La gestión de la parte asistencial parece ahora más controlada, aunque entramos en la fase de transición y el reto siguiente es, sobre todo, conocer cómo se ha comportado el virus dentro de nuestra Comunidad y el número de contagiados para ir a esa micro gestión de cada caso, con nuestra red de Atención Primaria y de Salud Pública para hacer ese seguimiento paciente a paciente, que es fundamental para todo lo que viene ahora, que es esa desescalada, la vuelta al día después de la pandemia.

Descripción de imagen

Como profesionales sanitarios, los farmacéuticos se han implicado a fondo en esta crisis para garantizar el acceso de la población a los medicamentos y la continuidad de los tratamientos. ¿Cómo valora esta respuesta profesional? ¿Qué mensaje le gustaría trasladar a todos los farmacéuticos?

No puedo tener más que palabras de agradecimiento por su labor diaria, que han hecho manteniendo la oficina de farmacia con los horarios habituales para dar ese servicio a los madrileños en casos de absoluta dificultad, con bajas laborales de farmacéuticos e incluso con fallecimientos de farmacéuticos a los que quiero dar mi más sentido pésame. Es una labor que, a veces, por desgracia, no se valora, pero que quiero dar la relevancia que se merece porque han estado en primera línea, dando esa respuesta a algo que es fundamental, formando parte de todo ese proceso asistencial. Las oficinas de farmacia son oficinas de salud, los madrileños se sienten muy identificados con sus farmacéuticos y quiero agradecer la labor que han mantenido durante esta terrible pandemia.

En el proceso de salida que comentaba, ¿se someterá a los farmacéuticos a test de detección preferentes como profesionales que están asumiendo un riesgo evidente, como lo demuestran los 12 fallecimientos registrados solo en Madrid y los más de 500 contagios registrados en España?

Sí, por supuesto. Nuestro compromiso es que vayan a todos los profesionales sanitarios y los farmacéuticos lo son. Vamos a hacer ese reparto de test como una de las primeras medidas que ya está en coordinación con el Colegio. La interlocución con su presidente, Luis González, es siempre sencillísima y de absoluta confianza. Va a ser uno de los pasos que se van a producir de manera inmediata.

¿De esta semana que viene?

Sí, a partir de la semana que viene.

Una de las incertidumbres con las que la farmacia ha trabajado desde el principio de la crisis ha sido la falta de material de protección. ¿Considera que el suministro de mascarillas, guantes y otro material de protección está ya normalizado y asegurado tanto para los farmacéuticos como para los ciudadanos?

Ha sido uno de los grandes caballos de batalla. Se ha trabajado sin descanso. Hemos hecho todo lo posible para garantizarlo. Con la dificultades de inicio, cuando el Gobierno asumió la compra centralizada y que no tuvo resultado. Tuvimos que abrir nuestra vía con el mercado internacional y esta mañana ha llegado el sexto avión. Hemos traído casi 410 toneladas de suministro por vía aérea y seguirá llegando material porque es nuestro objetivo. Ahí van millones de mascarillas, de trajes, de gafas de protección, de batas, de todo. Otro que va a ser importante son las mascarillas FFP2, de máxima protección, para todos los ciudadanos cuando iniciamos ese desescalada, cuyo primer paso será que salgan los madrileños. En ese momento tendremos esas mascarillas para todos ellos.

¿Cómo se va a distribuir el nuevo suministro de mascarillas a los ciudadanos? ¿Se va a contar con las farmacias?

Es una de las posibilidades que se ha valorado. Estamos estudiando todas las vías posibles. La farmacia podría tener bastante sentido, puesto que tiene una red que, geográficamente y en cuanto a distribución de población, es perfecta. Son 2.800 farmacias en todo el territorio de la Comunidad de Madrid, su proximidad, cercanía, el sistema de control. Se están valorando distintas opciones, una de ellas es sin duda la oficina de farmacia. La decisión se va a tomar en breve. Empezaremos con esa distribución a finales de la semana que viene [esta semana] también. Es una de las posibilidades que tiene bastante lógica.

¿Serán, por cierto, obligatorias en la Comunidad de Madrid?

El Gobierno de España repartió mascarillas cuando se produjo la primera salida del desconfinamiento. Hay que pensar que un día no es suficiente, pero no entremos en eso. También está previsto repartir mascarillas mañana (por hoy, lunes) en el transporte público. Es una decisión del Gobierno de España que tiene sentido y actuaremos en consecuencia con las decisiones que se vayan tomando. En la vuelta de esta desescalada es fundamental la responsabilidad individual de cada madrileño, proteger las vías aéreas, lavado de manos, distanciamiento social. Lo básico es la responsabilidad individual y a partir de ahí va el resto. Si no lo hacemos, por mucha estrategia de desescalada, es difícil. Uno de los elementos clave de esa responsabilidad individual es la mascarilla.

¿En qué líneas trabaja la Consejería para que la farmacia siga siendo un puntal en la gestión de la crisis y, en particular, en la estrategia de desconfinamiento, que pasa por lanzar un ambicioso plan de pruebas de detección de portadores del virus? ¿Podrá participar la farmacia en este último punto de algún modo? 

Sí, es otra de las opciones. Hay que conocer el estado de la población en relación con el coronavirus, su prevalencia, y hay que buscar ubicaciones para realizar estos test. Se está valorando a todos los niveles. Cuanto más sepamos de la enfermedad en la Comunidad, mejor serán los resultados. Siempre he defendido la fortaleza estratégica de la farmacia dentro de nuestro sistema sanitario y también es una de las opciones que estamos valorando.

¿Hay un calendario a la vista en estas pruebas masivas?

Van a ser distintas fases. Primero son los profesionales sanitarios, que es lo básico. La semana que viene los farmacéuticos tendrán su test. Luego, a partir de ahí, también personal sociosanitario, cuerpos esenciales, pacientes que se encuentren en residencias, para pasar después en el siguiente paso a los pacientes que han estado bajo seguimiento de la red de atención primaria. Después llegarán los distintos muestreos, valorar grupos de riesgo por edad, comorbilidad y, sucesivamente, se establecerán más líneas de trabajo con los test rápidos para tener esa información necesaria para dar esa respuesta asistencial.

Por último, consejero, cambios como la renovación automática de recetas de pacientes crónicos, la atención farmacéutica domiciliaria o la dispensación de medicamentos hospitalarios en oficina de farmacia, ¿se van a mantener en el futuro?

Yo creo que sí, todas las fórmulas de trabajo que se han establecido desde la oficina de farmacia y que han tenido buena respuesta asistencial durante el estado de alarma y el confinamiento tenemos que aprender de ellas. Nada va a ser igual después del coranavirus y todas las fórmulas que hayan sido acertadas hay que seguir en esa línea y seguir trabajando para mejorar la capacidad de la respuesta asistencial que ofrece la farmacia. Saquemos algo positivo, si hay algo bueno que se pueda sacar de la crisis. Hay fórmulas que se pueden poner en marcha para dar una mejor respuesta a los ciudadanos desde la oficina de farmacia. Es su responsabilidad, como oficina de salud que es, que siempre tiene que mejorar cada día más sus procesos, sus procedimientos y me consta que siempre ha sido la voluntad del Colegio y de los farmacéuticos.

Aprender y mantener en el futuro lo que funciona

Descripción de imagen

"Todas las fórmulas de trabajo que se han establecido desde la oficina de farmacia y que han tenido buena respuesta asistencial durante el estado de alarma y el confinamiento tenemos que aprender de ellas", afirma el consejero de Sanidad, en relación con decisiones adoptadas durante la crisis, como la renovación automática de recetas para pacientes crónicos, la atención farmacéutica domiciliaria para colectivos vulnerables o la dispensación de medicamentos hospitalarios en la oficina de farmacia.

  • Copyright 2020
    Colegio oficial de farmacéuticos de Madrid
  • C/ Santa Engracia, 31 - 28010 Madrid
  • Teléfono: 91 406 84 00