Cerrar

Digital Farmadrid

Colegio oficial de farmaceúticos de Madrid

151, marzo 2019

Entrevista con Luis González Díez

"Nosotros sabemos mucho de farmacia, pero las leyes están ahí y, si queremos cambiar a nuevos conceptos, hemos de dirigirnos y pelearlo en el ámbito nacional"

Por su interés para los lectores de Digital Farmadrid, reproducimos a continuación la entrevista realizada la pasada semana por IM Farmacias al presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.

"Este lunes que viene; Luis Gonzálezpresidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), intervendrá en rueda de prensa para explicar en qué punto se encuentra el Proyecto de Ley de Farmacia de la Comunidad de Madrid, después de que su acuerdo con Enfermería suscitara críticas por considerarse una cesión al colectivo enfermero y recordase que la Ley aún está abierta.

En entrevista con esta revista, unos días antes, defiende el texto del Gobierno que tuvo entrada en la Asamblea de Madrid, "que es el oficial y el que se debería tramitar". Destaca que "una lectura pausada del Proyecto" hace ver que, en comparación con la Ley de 1998, "no sólo es buena por los 20 años que la separa". Asegura que "es buena porque resuelve problemas de los farmacéuticos de Madrid".

Alega que "es buena también por las nuevas definiciones, por las funciones y servicios que se incluyen, por la coordinación entre los niveles asistenciales, por la planificación, si bien ésta depende de reglamento, por el régimen de guardias, la flexibilidad de los horarios, el número de habitantes que se amplíalos traslados fuera del municipio, las secciones de la farmacia, todos los farmacéuticos de la plantilla podrían, con formación, trabajar en la sección". "Y así le podría seguir enumerando una tras otra las ventajas de este proyecto", declara.

Indica que el Proyecto de Ley tiene 86 artículos más las cláusulas transitorias y adicionales. Admite, que no todos los artículos le gustan, pero que, en su conjunto, "tiene más de positivo que de negativo". Añade que las leyes las hacen los Gobiernos y que luego se debaten en la Asamblea donde los grupos parlamentarios han aportado sus enmiendas. "Nosotros hemos tenido la fortuna de poder intervenir en aspectos de la Ley, y eso es de agradecer", expresa. Matiza que "otros se encuentran con la Ley publicada en el BOE".

¿Por qué es necesaria una Ley de Farmacia en Madrid, tal y como se han mandado a los partidos políticos tras el acuerdo con Enfermería? Responde que el entendimiento con el resto de las profesiones nunca es malo. "La farmacia no puede vivir aislada del entorno del resto de los profesionales. Tenemos ejemplos en Madrid del trabajo en colaboración con otros profesionales como el Programa del Mayor Polimedicado o en programas en Centros de Salud como el caso del Centro de Daroca", asevera. De acuerdo con sus palabras, "lo que ha sucedido es que se han producido descalificaciones que se hicieron a los farmacéuticos que complicaron enormemente la tramitación del Proyecto".

"Tengo que decirles que yo hablo del Proyecto de Ley que entra en la Asamblea de Madrid presentado por el Gobierno. Lo del acuerdo con Enfermería, y en las fechas que se adopta y por consejo del Grupo Ciudadanos, no tiene en su conjunto efectos sobre la tramitación de la Ley", insiste. Por tanto, "la Ley es única y lo que puede cambiar, de tramitarse, son las posibles incorporaciones de las enmiendas de los grupos parlamentarios". En consecuencia, opina que la Ley es buena: "Lo dicen hasta partidos como Ciudadanos, que nos han declarado abiertamente que el contenido, en su conjunto, les parece bien. Sólo presentaron 29 enmiendas". Se trata más bien de "posición política ante unas próximas elecciones" lo que puede provocar que el Proyecto no se tramite.

Le preguntamos directamente por qué cree que hay farmacéuticos que juzgan que el acuerdo para la Ley de Farmacia de Madrid es una cesión al colectivo enfermero. González, en primer lugar, señala que el derecho a opinar y a discrepar es libre. "Me parece bien que se tengan criterios distintos sobre el Proyecto", pronuncia. Si bien, sostiene que, "en algunos casos, se confunde la crítica constructiva con planteamientos o intereses personales que en ocasiones no están lo suficientemente argumentados ni amparados en norma": "Decir, por ejemplo, que con esta Ley se abren más farmacias, es obvio que los cálculos son defectuosos, antiguos y proceden de una planificación que no es de este Proyecto".

"El Colegio, con respecto al cumplimiento de las normas, ha de ser escrupuloso al igual que el legislador. Por otra parte, y con respecto a lo de Enfermería, me parecen lógicas algunas críticas porque se mezcla lo que se dice con aquello que nos gustaría que dijera la Ley, incluso en todos los foros se vienen acuñando una serie de definiciones que no tienen hoy amparo legal", reflexiona González. "Nosotros sabemos mucho de farmacia, pero las leyes están ahí y, si queremos cambiar a nuevos conceptos, hemos de dirigirnos y pelearlo en el ámbito nacional", medita. Rechaza el que haya habido cesión en ese acuerdo, "pero es que además tampoco tiene efectos sobre la tramitación de la Ley".

"Y no ha habido cesión porque las funciones no se han tocado en lo básicolas definiciones tampoco y en lo que algunos dicen de lo asistencial creemos que eso no es la farmacia, sino la actividad que desarrolla la farmacia. La farmacia es un establecimiento sanitario donde se desarrollan funciones o actividades asistenciales. Ésta es la realidad", hace hincapié. Subraya que se ha producido una incorrecta interpretación del documento del Proyecto de Ley. Repite que el acuerdo entre sociedad civil no tiene efectos en el trámite cuyos plazos terminaron hace meses.

¿La nueva Ley de Farmacia apostaría por los servicios añadidos retribuidos? Contesta que ni ésta ni ninguna ley de este tipo puede entrar en retribuciones por actos o servicios. "Sin embargo, apuesta por servicios. La retribución tendría otro enfoque normativo y presupuestario. Me reitero en que la farmacia es un establecimiento sanitario privado de interés público. Luego hay una actividad privada y una pública. La privada es privativa del titular y del cliente, siempre que muestre su consentimiento. La pública es concertable, y ya hay CC AA que desarrollan conjuntamente servicios y los pagan, entre ellas Madrid", expone el presidente del COFM. Hay un Concierto a punto de prorrogarse y un Convenio de Servicios, en estos momentos ya prorrogado, "y se habla de servicios asistenciales en prácticamente todos los apartados".

Cuando le cuestionamos, una vez más, por cómo queda la farmacia asistencial y la Declaración de Córdoba; González nos recomienda leer el artículo 8 del Proyecto de Ley. "Pienso que ahí está todo dicho. En cuanto a la Declaración de Córdoba, le digo que con este Proyecto en la mano nos parece que encaja perfectamente. Ahora bien, me reitero en lo anterior, además de declaraciones lo ideal sería plasmarlas en textos legales", diserta. Eso, asegura, "protege mejor la farmacia de futuro".

¿Se da respuesta a la cuestión de los horarios de farmacias? "Creo que perfectamente. Es algo que han pedido los farmacéuticos de Madrid y por lo que nos están felicitando. Los módulos han quedado ya trasnochados", razona. ¿La prestación de servicios en secciones y la prestación del SPD quedan de una manera efectiva? "En cuanto a las secciones clásicas que teníamos en la Ley del 98, se siguen manteniendo y se incluye una nueva como es la de nutrición y dietética", cuenta. Para él, "otra ventaja de la Ley para el farmacéutico, y no sólo para el titular, es que cualquier farmacéutico adjunto que tenga esa formación es perfectamente válido para que en la farmacia se puedan prestar esos servicios". Anteriormente quedaba reservada al titular.

Remarca que el Proyecto de Ley sigue vivo con respecto a la posibilidad de su tratamiento. Apunta al informe de la letrada de la Asamblea de Madrid que deja claro que se puede seguir tramitando la Ley para llevarla al Pleno del 21, siempre que exista una mayoría de los diputados (grupos parlamentarios) que quieran que se trámite. "Si PP, que así lo desea, y Ciudadanos lo apoya; la Ley puede salir. Si Ciudadanos retira su apoyo al trámite de la Ley, por cierto, no por lectura única como se ha dicho, la Ley no se tramitará y quedará pendiente para la próxima legislatura", comunica González. El Colegio, a estas alturas, "no puede cambiar nada de la Ley". Recuerda que son los diputados los que, con sus enmiendas, podrían modificarla, en caso de que se siguiera su tramitación. No sabe si se conseguirá o no, pero no pierde las esperanzas.

Concluye que los colegiados de Madrid saben perfectamente dos cosas. "La primera, que luchamos por defender un modelo de farmacia estable, viable y de futuro para las próximas generaciones, pero esto no sólo depende de una Comunidad Autónoma, sino de políticas nacionales valientes y sin prejuicios. Y la segunda, también saben los colegiados de Madrid que ponemos todo el empeño y esfuerzo e intentamos siempre sacar lo mejor para nuestros compañeros", enuncia. González, personalmente, piensa que se han precipitado en valoraciones y reclama oportunidades para explicarse. Su mensaje es que "sacar réditos de algo que no depende de uno no es lo más aconsejable". Cree que, en este caso, "se equivocan quienes lo han intentado, en lugar de sumar y apoyar".

Fuente: IM Farmacias

Ejemplos de colaboración interprofesional

Descripción de imagen

"La farmacia no puede vivir aislada del entorno del resto de los profesionales. Tenemos ejemplos en Madrid del trabajo en colaboración con otros profesionales como el Programa del Mayor Polimedicado o en programas en Centros de Salud como el caso del Centro de Daroca", asevera. De acuerdo con sus palabras, "lo que ha sucedido es que se han producido descalificaciones que se hicieron a los farmacéuticos que complicaron enormemente la tramitación del Proyecto".

  • Copyright 2019
    Colegio oficial de farmacéuticos de Madrid
  • C/ Santa Engracia, 31 - 28010 Madrid
  • Teléfono: 91 406 84 00