Cerrar

Digital Farmadrid

Colegio oficial de farmaceúticos de Madrid

148, octubre 2018

El Boalo: un modelo de AF domiciliaria en el ámbito rural

La satisfacción de los pacientes con el servicio es total y los resultados de la iniciativa han permitido mejorar el cumplimiento de los tratamientos en un 80 por ciento

Madrid, 29 de octubre. Javier de los Nietos Miguel, alcalde de El Boalo, hizo el pasado jueves una defensa cerrada del papel profesional que los farmacéuticos de oficina de farmacia desempeñan en los municipios rurales y el valor que representan para sus vecinos como personas "de referencia y de confianza".  

Javier de los Nietos salió al paso de la polémica decisión de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid de ordenar la suspensión del servicio de atención farmacéutica domiciliaria que prestaba la titular de la única oficina de farmacia del municipio, Lucrecia Gutiérrez, señalando en primer lugar que su ayuntamiento "reconoce el trabajo que desarrolla la farmacia de El Boalo como un trabajo ejemplar" y de su farmacéutica "que lleva más de 20 años en el pueblo", subrayó.

"Este proyecto es tan bueno que gracias a esta difusión que está teniendo, seguramente si hay buenos profesionales, que los hay en muchas farmacias del entorno rural madrileño, muchos cogerán este proyecto y tirarán para adelante con él y empezarán a prestar este servicio de la mano de otros ayuntamiento", reclamó durante la rueda de prensa celebrada en el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.

Descripción de imagen

Agradeció el trabajo que viene realizando desde hace tres años la farmacéutica Lucrecia Gutiérrez en el ámbito domiciliario, "una asistencia a mayores en su mayoría mujeres mayores de 85 y 90 años". "Son nuestras súper abuelas y no queremos que estén en una residencia, queremos que sigan viviendo en su casa, queremos que sigan viviendo en su pueblo", sostuvo el edil.

Asimismo describió el trabajo desarrollado por la farmacéutica y el valor de sus visitas a domicilio "no solo de la medicación y seguimiento de esa medicación, sino de también de muchos indicadores que desde Servicios Sociales de alguna manera nos coordinan para que se vigilen, como son la higiene, la salud general, la desorientación, el contacto con la familia, el diálogo y las charlas donde pueden establecerse una serie de temas".

Una demanda de la población

El alcalde pidió que se preguntara a los usuarios del servicio de atención farmacéutica domiciliaria qué suponía la prestación que financia el propio Ayuntamiento. "Para ellos, el personal de la farmacia de El Boalo es persona de referencia, de confianza y que les puede ayudar para cualquier cosa que pueda surgir, no solo lo que se recoge en las actas que luego se traslada al Centro de Salud", aseguró.

Asimismo apuntó que "desde fuera del entorno rural es muy fácil decir cómo se tienen y se pueden hacer las cosas en una población, pero para eso hay que estar en los municipios, en las poblaciones", donde la despoblación, el aislamiento y la soledad de los mayores son algunos de los retos que tienen por delante. Avanzó además que el servicio surge a demanda de los ciudadanos y que el presupuesto municipal de 2019 incluye otra partida para que se pueda seguir desarrollando el año que viene. "No vamos a abandonar la asistencia a nuestros mayores, son lo que nos queda de esa población con más arraigo en nuestra localidad y no les vamos a abandonar nunca", afirmó.

"El día que la Consejería de Sanidad atienda y desde el Centro de Salud tenga personal suficiente para atender a todos los mayores en sus domicilios no tendrá sentido que un profesional tenga que salir de su centro de trabajo a hacer esta actividad como están haciendo ahora los profesionales de la farmacia de El Boalo", añadió el alcalde , quien no se olvidó de la enfermera del Centro de Salud del municipio que denunció el servicio prestado por la farmacéutica por intrusismo al subrayar que "en ningún caso ha dicho que ese servicio lo podría hacer ella". "La enfermera nunca se ha puesto en contacto ni nos ha trasladado ninguna incidencia durante estos tres años, la denuncia responde a un interés corporativista que no puede afectar a las personas mayores que hay en medio, alguien se ha olvidado de todo esto", denunció.

Por su parte, Lucrecia Gutiérrez ofreció detalles del programa de atención farmacéutica domiciliaria que presta a demanda de los propios pacientes y con la financiación del Ayuntamiento de un municipio con una gran extensión geográfica donde el horario de su centro de salud es de 8:30 a 14:00 horas.

Resultados y reconocimiento profesional

Descripción de imagen

Lucrecia Gutiérrez, que ha recibido distintos premios nacionales por este servicio, explicó que en la actualidad tiene a seis pacientes en seguimiento aunque han llegado a ser once a los que visita cada dos semanas una media de 25 a 30 minutos. El servicio incluye la revisión de los medicamentos prescritos, los de autocuidado y plantas medicinales, la detección de duplicidades e interacciones entre medicamentos, así como un chequeo de hábitos alimenticios. Los pacientes disponen de su hoja de medicación y prepara sistemas personalizados de dosificación, además de aplicar a los pacientes el test de Morisky-Green.

La satisfacción de los pacientes con el servicio es total y los resultados de la iniciativa han permitido mejorar el cumplimiento de los tratamientos en un 80 por ciento, según las encuestas realizadas a los usuarios. "Además de una ayuda farmacéutica, es una ayuda social", reconoce la farmacéutica que cobra 40 euros al mes por paciente.

Fuente: COFM

Un ejemplo de praxis profesional

Descripción de imagen

"Este proyecto es tan bueno que gracias a esta difusión que está teniendo, seguramente si hay buenos profesionales, que los hay en muchas farmacias del entorno rural madrileño, muchos cogerán este proyecto y tirarán para adelante con él y empezarán a prestar este servicio de la mano de otros ayuntamiento", reclamó el alcalde de El Boalo.

  • Copyright 2018
    Colegio oficial de farmacéuticos de Madrid
  • C/ Santa Engracia, 31 - 28010 Madrid
  • Teléfono: 91 406 84 00