Cerrar

Digital Farmadrid

Colegio oficial de farmaceúticos de Madrid

148, octubre 2018

La farmacia en Europa presta atención farmacéutica domiciliaria

En la mitad de los países de la UE, los profesionales de la oficina de farmacia están habilitados para acudir al domicilio del paciente y atender sus necesidades relacionadas con el uso de los medicamentos

Madrid, 29 de octubre. Los farmacéuticos de oficina de farmacia se encuentran en una inmejorable posición para prestar servicios sociosanitarios. Además de ser los profesionales sanitarios más cercanos y accesibles a los ciudadanos, especialmente a las personas mayores, la capilaridad de la red española de farmacias ofrece una oportunidad para prestar servicios a los pacientes dependientes a través de la atención domiciliaria y atender así una demanda no resuelta por la sociedad española ante la evidencia de que el 74 por ciento de estos pacientes necesitan ayuda para tomar sus medicamentos.

Así se ha entendido en Europa, donde la mitad de los países de la Unión Europea presta servicios de atención farmacéutica domiciliaria como apoyo a los pacientes polimedicados con enfermedades crónicas en sus propios domicilios o en centros residenciales, según una encuesta de la Agrupación Farmacéutica de la Unión Europea.

Entre otros servicios incluidos dentro de programas de atención farmacéutica domiciliaria, los farmacéuticos europeos proporcionan sistemas personalizados de dosificación (SPD) para mejorar el cumplimiento terapéutico, seguimiento farmacoterapéutico y revisión de los tratamientos para detectar potenciales interacciones o efectos adversos a los medicamentos, fomento de la monitorización de determinados indicadores de salud, teleasistencia, formación del paciente y/o cuidador en el uso racional de los fármacos o consejo nutricional y dietético, entre otros.

Uno de los países que está avanzado en la AF domiciliaria es Francia. Unas 120 oficinas de farmacia participan en el programa ‘Mi farmacia en el hogar', donde los farmacéuticos entregan medicamentos a domicilio, aconsejan a los pacientes sobre el medicamento y evalúan el cumplimiento de los tratamientos, revisan y clasifican el botiquín, además de evaluar la seguridad de los tratamientos.

Italia también está desarrollando un modelo en el que las farmacias cooperan con la atención domiciliaria y brindan apoyo a las personas mayores y dependientes a través de la dispensación y entrega a domicilio de medicamentos dentro de programas de coordinación entre los diferentes grupos de profesionales sanitarios.

En Dinamarca se ha reforzado la atención domiciliaria con la intervención del farmacéutico para lograr una mejor gestión de los tratamientos. Dentro de este marco se impulsan reuniones entre médicos y farmacéuticos para mejorar la atención domiciliaria. 71 oficinas de farmacia prestan servicios de revisión de la medicación y 40 oficinas de seguridad en el uso del medicamento a domicilio y en centros residenciales.

En Inglaterra, por ejemplo, el Servicio Nacional de Salud ha recurrido a las oficinas de farmacia para reducir la sobre medicación y reducir las estancias innecesarias en los hospitales. Cerca de 180.000 personas ingresadas en centros residenciales cuentan con un servicio de revisión de prescripciones y medicamentos garantizado por los farmacéuticos.

Los programas piloto desarrollados en el NHS inglés demuestran que el servicio de revisión de la medicación por parte de los farmacéuticos mejoran la calidad de vida de los pacientes al reducir el uso innecesario de medicamentos y reducir las urgencias hospitalarias. Esta iniciativa ha arrojado también importantes ahorros al disminuir en 249 libras el coste de la prescripción por paciente y año. El NHS inglés ha contratado con este objetivo a 240 farmacéuticos. Las revisiones de los tratamientos se realizan en coordinación con los médicos de familia con el fin de asegurar que se prescribe a los pacientes los medicamentos correctos, en el momento adecuado y de la forma correcta para mejorar su salud y su calidad de vida.

Simon Stevens, director ejecutivo del NHS inglés, apunta que "hay cada vez más pruebas que señalan que nuestros padres y sus amigos -una generación entera en sus setenta, ochenta y noventa años- están siendo sobre medicados en los centros residenciales, con malos resultados. Hay que afrontarlo. La política de "una píldora para cada enfermedad' está causando a personas mayores y frágiles más problemas de salud que los que resuelven. Así que farmacéuticos expertos van ahora a ofrecer apoyo práctico al NHS y revisión de los tratamientos en los centros residenciales de Inglaterra". Los resultados obtenidos en Northumberland demuestran que se podría evitar un reingreso hospitalario por cada 12 residentes revisados.

Más allá de Europa, Australia es uno de los países que más ha avanzado en este terreno a través de su programa de revisión de la medicación en casa por farmacéuticos acreditados. El objetivo es identificar, prevenir y resolver problemas relacionados con los medicamentos y optimizar la farmacoterapia. Además de los beneficios directos para los pacientes, el servicio ofrece información al equipo de profesionales de la salud implicados en la atención. Las revisiones a domicilio de la medicación están solo disponibles para los pacientes que presentan un alto riesgo de sufrir un problema relacionado con los medicamentos y cuyos médicos de familia confirman una necesidad clínica y que el paciente se beneficiará de dicha revisión. Los farmacéuticos están obligados a acreditarse por la Association of Consultant Pharmacy, que es el mayor organismo de certificación de servicios de farmacia, o bien superar un test para ser reconocidos como Farmacéutico Geriátrico Certificado por parte de la Sociedad de Farmacéuticos Hospitalarios.

En Japón, los farmacéuticos son responsables de visitar a los pacientes en sus hogares para garantizar que los medicamentos se administran según lo prescrito, entre otras tareas que se realizan en estrecha colaboración con los médicos, como la dispensación de medicamentos o el seguimiento de los fármacos y los cambios en la salud de los pacientes. Asimismo tienen un importante papel de apoyo profesional y emocional a los pacientes y familiares.

Singapur, el segundo país con el sistema de salud más eficiente del mundo según un reciente ranking de Bloomberg, cuenta con un Programa de revisión de la medicación que inicialmente buscó mejorar los resultados al alta de los pacientes mayores, con el fin de mejorar el uso de la medicación. El programa incluye un servicio de revisión de la medicación a domicilio. Los farmacéuticos que prestan este servicio deben disponer de al menos un año de experiencia en el Servicio de Gestión de la Medicación. Además, deben realizar un programa de formación de seis semanas dirigido por un farmacéutico especializado en la revisión de la medicación a domicilio.

Fuente: COFM

"Mi farmacia en el hogar"

Descripción de imagen

Unas 120 oficinas de farmacia participan en el programa ‘Mi farmacia en el hogar', donde los farmacéuticos entregan medicamentos a domicilio, aconsejan a los pacientes sobre el medicamento y evalúan el cumplimiento de los tratamientos, revisan y clasifican el botiquín, además de evaluar la seguridad de los tratamientos.

  • Copyright 2018
    Colegio oficial de farmacéuticos de Madrid
  • C/ Santa Engracia, 31 - 28010 Madrid
  • Teléfono: 91 406 84 00