Cerrar

Digital Farmadrid

Colegio oficial de farmaceúticos de Madrid

147, septiembre 2018

La AF domiciliaria une a políticos, profesionales y expertos

"No podemos estar en un debate corporativo sino colaborativo"

Madrid, 28 de septiembre. Responsables políticos, farmacéuticos y expertos han cerrado filas durante las últimas semanas en torno a la posibilidad de que las oficinas de farmacia presten servicios de atención farmacéutica domiciliaria a pacientes mayores crónicos, polimedicados y dependientes, tal y como se ha plasmado por primera vez en la legislación en el proyecto de Ley de Farmacia de la Comunidad de Madrid.

Desde la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid que dirige Enrique Ruiz Escudero, han sido claros al respecto al señalar que no entienden el conflicto de competencias planteado por la profesión enfermera, ya que existe una normativa estatal básica que regula cuáles son las competencias de cada profesional y el proyecto de Ley ha sido sometido a todos los controles de los servicios jurídicos de la Comunidad. 

Durante la reciente jornada organizada por el Instituto de Formación Cofares en Santander, el doctor Primitivo Ramos, coordinador de Medicina Asistencial del Servicio Regional de Bienestar Social de la Comunidad de Madrid, subrayó que "no podemos estar en un debate corporativo sino colaborativo", en referencia a las críticas vertidas por la profesión enfermera contra el proyecto.

El director general de Farmacia del País Vasco, Iñaki Betolaza, reclamó en ese mismo foro un "ámbito de cooperación" para promover el "envejecimiento activo", un objetivo en el que trabajan desde la Consejería autonómica desde la "colaboración y en un ambiente de diálogo y confianza", recalcó. El País Vasco es la región que ha desarrollado el programa más avanzado hasta la fecha de atención farmacéutica domiciliaria en España, una prestación concertada desde los propios ayuntamientos y también remunerada a las oficinas de farmacia que deciden adherirse al programa. En 2018 había 2.550 pacientes beneficiarios del programa residentes en 150 municipios, el 93 por ciento de los cuales eran mayores polimedicados.

Descripción de imagen

Los resultados avalan la experiencia de atención farmacéutica domiciliaria donde participan 334 oficinas de farmacias ofreciendo la preparación de SPDs y las visitas al domicilio para la revisión del botiquín y el seguimiento farmacoterapéutico. Entre los resultados expuestos por Betolaza, destaca la reducción de la medicación de los pacientes, que se ha traducido en 8.500 recetas no dispensadas, además de una mayor tasa de adherencia a los tratamientos superior al 45 por ciento y la reducción de problemas relacionados con los medicamentos. El coste mensual por paciente asciende a 31,16 euros, mientras que el presupuesto asignado por la Consejería al proyecto en 2018 fue de 352.000 euros. En opinión del director de Farmacia, se trata de un programa "coste efectivo" que además cuenta con el respaldo de los participantes. El 98 por ciento de los pacientes lo considera útil. Betolaza concluyó abogando por integrar a la oficina de farmacia como un agente de salud más, en coordinación con el resto de a gentes y niveles asistenciales, desarrollando programas de atención farmacéutica como procesos de cooperación.

Durante el encuentro desarrollado en Santander los pasados 12 y 13 de septiembre, los participantes insistieron en la necesidad de promover un marco de colaboración interprofesional para desarrollar la atención farmacéutica domiciliar. El presidente del Grupo Cofares, Eduardo Pastor, aseguró también que la farmacia "podría multiplicar su eficiencia si contara con un marco legal y profesional adecuados".

Para Julio Sánchez Fierro, vicepresidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario y exsubsecretario general del Ministerio de Sanidad, si la atención domiciliaria exige trabajo muldisciplinar "lo lógico es que haya protocolos que digan qué se tiene que hacer, respetando las competencias de cada profesión". "No tiene ningún sentido convertir la atención domiciliaria en una guerra de competencias", advirtió el experto. Sánchez Fierro también explicó que la prestación recogida por el proyecto de Ley madrileño "no es una moda española, sino que ya está rodada en países anglosajones". En su opinión, se trata de "una opción del ciudadano y presupone el apoyo activo de las autoridades sanitarias", al tiempo que recalcó la necesidad de que exista una estrategia nacional que comprenda la atención farmacéutica domiciliaria.

Y es que hay que tener en cuenta que en España hay ya más de 2,8 millones de personas mayores de 85 años, el 75 por ciento de las cuales con problemas de movilidad. "Sería irresponsable desde el punto de vista político no hacer frente a este problema, todos a una tienen que trabajar para que este problema no sea irresoluble en el futuro", zanjó el director del Encuentro ‘Atención Domiciliaria: continuidad asistencial'.

Cuestión de resultados

Descripción de imagen

Los resultados avalan la experiencia de atención farmacéutica domiciliaria donde participan 334 oficinas de farmacias ofreciendo la preparación de SPDs y las visitas al domicilio para la revisión del botiquín y el seguimiento farmacoterapéutico. Entre los resultados expuestos por Betolaza, destaca la reducción de la medicación de los pacientes, que se ha traducido en 8.500 recetas no dispensadas, además de una mayor tasa de adherencia a los tratamientos superior al 45 por ciento y la reducción de problemas relacionados con los medicamentos

  • Copyright 2018
    Colegio oficial de farmacéuticos de Madrid
  • C/ Santa Engracia, 31 - 28010 Madrid
  • Teléfono: 91 406 84 00